Conexión Li-Fi

¿Qué es el LI – FI?

Estamos acostumbrados a oír hablar del término ‘Wi-fi’ (Wireless fidelity), de hecho ha pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana. La mayoría de las personas conocen qué es el wi-fi y para qué funciona. A tal punto se ha llegado que hoy son pocos los que puede imaginar la vida sin este servicio. Sin embargo, existe otro concepto no tan conocido y mucho menos extendido. Estamos hablando del término ‘Li-fi’. Éste es uno de los resultados que la investigación y el avance de la tecnología nos ha traído a lo largo de esta última década.

¿Qué sabemos realmente del Li-fi?

En primer lugar vamos a ver qué es esta tecnología. El Li-fi es un tipo de conexión inalámbrica que, en lugar de emplear microondas, utiliza fuentes de luz para la transmisión de datos. Esto queda reflejado en su nombre Li-fi que se deriva de light fidelity.

¿Qué significa todo esto? Esto supone que en lugar de necesitar un router, serán las propias bombillas LED de nuestra casa, nuestra oficina, o el lugar en el que nos encontremos, las que transmitirán los datos con la ayuda de un codificador.

Uno de los puntos fuertes de este nuevo tipo de conexión inalámbrica radica en su bajo coste. Esto se debe a que ya no serán necesarios lo repetidores de señal, los routers, los amplificadores de onda, las antenas, etc. Así, estos aparatos dejarán de consumir energía por lo que se verá reducida la factura a final de mes.

Ventajas y desventajas de la conexión Li-fi

Los expertos señalan muchas ventajas del Li-fi sobre el Wi-fi, pero aquí vamos a hablar de las que consideramos más destacables y más interesantes. El primer punto positivo lo encontramos al hablar de velocidad.

Gracias a los estudios realizados entorno a esta nueva tecnología se deduce que la velocidad de transmisión Li-fi es superior a la de la transmisión Wi-fi. Estas pruebas han demostrado que dicha velocidad se encontraría entre los 10 y los 20 Gbps, aunque en alguna ocasión ha alcanzado hasta los 224 Gps. La conexión Li-fi no requiere circuitos, antenas, receptores complicados, etc. y esto, además de un coste más bajo, supone que puede permitir conexiones que tengan lugar bajo el agua y en otros lugares donde ahora no es posible tener conexión, como por ejemplo en los aviones.

Por otro lado, hay ciertas desventajas con respecto a las conexiones Wi-fi. La primera de ellas la encontramos en el hecho de que las ondas generadas por la luz visible no son capaces de traspasar los objetos opacos, por lo que al encontrarse con ellos se pierde la conexión. Esto significa que el alcance del Li-fi tendría limitaciones.

Otra de las desventajas es que solo los dispositivos que dispongan de un receptor específico para esta tecnología podrán utilizarla. Por tanto solo podrá ser utilizada por dispositivos que cuenten con un receptor que sea capaz de descodificar una señal luminosa.

¿Cuál es la situación actual de esta nueva tecnología?

El auge del interés por este las conexiones Li-fi encuentra su explicación en la demanda, cada vez mayor, de datos por parte de los usuarios y al hecho de que las bombillas LED estén sustituyendo a gran parte de las lámparas fluorescentes convencionales. Por esta razón crece el interés por crear y desarrollar nuevos productos que aprovechen la luz visible y permitan la comunicación a través de ella.

Por ello, se está trabajando en la actualidad por elaborar un estándar a nivel global para las comunicaciones Li-fi que suponga importantes mejoras con respecto al estándar Wi-fi actual.

Expertos aseguran que Li-fi es el futuro de las comunicaciones, pero también coinciden en que es totalmente necesario establecer estándares, al igual que normativas, para hacer de ello una tecnología masiva.