Cómo reducir tu consumo de luz en verano

CONSUMO LUZ EN VERANO

Reducir el consumo de luz en verano es difícil, por las altas temperaturas y el aire acondicionado. Te traemos unos consejos para ahorrar en tu factura.

Publicada el
Categorizado como Posts

El verano es una estación del año en la que resulta muy complicado ahorrar y reducir el consumo de luz, debido a las altas temperaturas del exterior, lo que hace que consumamos más electricidad. El resultado es recibir a final de los meses más cálidos facturas de luz desorbitadas, lo que nos puede molestar a todos. Suena sencilla la frase de «podemos ahorrar, aunque sea verano», pero una vez que sufres el calor es complicado llevarla a cabo.

En otros meses del año es más fácil ahorrar en tu factura, pero con tan solo unos consejos y un pequeño esfuerzo puedes conseguirlo en verano también. Solamente tendrás que llevar a cabo pequeñas acciones como controlar tu aire acondicionado, bajar las persianas para aislar el calor del exterior, utilizar otros métodos para refrescarte como un ventilador o un spray vaporizador de agua. si a pesar de realizar estos consejos, tu tarifa de luz sigue teniendo un coste muy elevado, podrás consultar nuestro comparador de ofertas de precio.com y elegir la compañía de luz que más te guste.

Presta atención a la temperatura de tu aire acondicionado

Cuando encendemos el aire acondicionado tendemos a ponerlo lo más bajo posible para que se enfríe la habitación rápidamente. Pero esto es un grave error si queremos ahorrar en nuestra factura, puesto que el consumo será más alto. Si queremos evitar esto, deberemos poner el aire acondicionado a una temperatura normal desde el momento en que lo encendamos, y poco a poco se irá enfriando el espacio.

Lo recomendable es no tocar la temperatura, o al menos no bajarla para que salga más frío, y evitar el consumo excesivo. Se calcula que no realizar esta acción supone una reducción de energía de entre un 7% y un 8% sobre la factura mensual. La temperatura ideal para poner tu aire acondicionado, sin que te resfríes ni gastes excesiva luz, son los 23 grados centígrados. A partir de aquí, si lo pones más alto y en la habitación en que te encuentras hace más calor, no consumirá tanto. Pero si hace una temperatura cálida y lo pones más bajo de esos grados, tardará más en enfriar y por tanto pagarás más a final de mes.

Ayúdate aislando el sol de casa

Otra de las formas más sencillas de ahorrar en tu factura de la luz es saber cómo aislar el interior de tu casa de la temperatura que haga en el exterior. Una de las soluciones es colocar toldos o cortinas tupidas que eviten que el sol se refleje directamente en el hogar, pero no evitan que entre la luz, de forma que ahorres en la factura. Si no quieres poner un toldo, pero quieres evitar el sol, tendrás que bajar las persianas y será muy probable que tengas que encender la luz, y por tanto no ahorres.

Si no aíslas el sol y finalmente aumenta la temperatura de tu casa, encender el aire acondicionado no será la mejor solución, puesto que tardará en bajar a un ambiente más frío y por ello consumirá más luz de la debida. Por tanto desde precio.com te recomendamos, como opción más económica, que coloques un toldo que evite los rayos de sol pero deje pasar la luz.

Emplea otros métodos para refrescar el ambiente

Tener el aire acondicionado en casa durante todo el día puede ser muy agradable, pero no lo será tanto cuando recibas la factura de luz a final de mes. Por ello hay que buscar alternativas que sean mucho más económicas, como es el ventilador, con el que conseguirás ahorrar en los meses de verano.

Se estima que el consumo entre un aire acondicionado y un ventilador varía en un 80% menos que se verá reflejado en la factura mensual de la luz. Además, la instalación de un aire condicionado también lleva un precio económico, puesto que hay que pagar la mano de obra. Por ese precio, sumado al gasto enérgico que conlleva su funcionamiento, puedes acudir a un supermercado o una tienda de electrodomésticos y adquirir un ventilador. Será la mejor opción para tu economía y empezar a ahorrar.

Aprovecha la luz natural y reduce el consumo de luz artificial

Una de las ventajas del verano es la cantidad de horas de luz de las que podemos disfrutar todos los días, en comparación con los meses más fríos. Esto puede ser una gran ventaja si sabemos aprovecharlo y de esta forma ahorremos en nuestra factura de la luz. Muchas casas tienen poca iluminación durante el resto del año, por lo que el verano será la época ideal para tener las persianas bien abiertas.

Pero hay que tener cuidado con la relación entre la luz y el calor, porque si mantenemos las persianas abiertas a medio día, que es cuando más pega el sol en nuestras ventanas, seguramente consigamos que se acumule mucho calor y haya que poner el ventilador. La técnica está en saber cuál es el momento perfecto para tener arriba las persianas, y este suele ser las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. También hay que valor que, incluso con las persianas a medio subir, la luz entra perfectamente, y mucho más en los meses de verano. Así, mantendremos una calidad de luz y ahorro en nuestras facturas mensuales.

 

Limpia tu aire acondicionado

El aire acondicionado es un aparato que, al igual que la mayoría, necesita un proceso de limpieza. Cuando lo enciendes, el polvo que pueda haber en el ambiente entra por sus ranuras y orificios, quedándose en el filtro que impide que pase a las aspas. Aunque parezca que no tiene nada que ver con el ahorro, si esta capa de polvo no deja salir el aire frío, tu habitación tardará más en enfriarse y por tanto consumirás más energía.

La capa de polvo hará que tu aparato de aire acondicionado trabaje más. Puedes quitar la parte superior del aire y limpiarlo tú mismo, o puedes llamar al servicio técnico para que lo hagan ellos, pero cobrarán por la mano de obra. Es recomendable revisar la limpieza de este aparato, como mínimo, una vez al año, de forma que siempre funcione correctamente, podamos reducir el consumo y consigamos que nuestra factura de luz no se eleve innecesariamente.

Contrata la mejor tarifa

Todos los consejos que te hemos dado para reducir el consumo de luz y ahorrar en tu factura son esenciales, pero si a pesar de esto no consigues bajar el precio del consumo, quizás sea culpa de la tarifa que contratases en su día. Para ello, desde precio.com te proponemos que consultes nuestro comparador online de ofertas de tarifas luz. Podrás ver todas las ofertas, así como la información relativa a cada una de las compañías, y elegir la que más te convenga.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)