La revolución de los pagos electrónicos en España: características

PAGOS ONLINE EN ESPAÑA

Las tecnologías que superan nuestras expectativas y llegan a todos los niveles. Y los pagos electrónicos demuestran que tenemos gran poder en nuestra mano.

El mes de septiembre del pasado año 2019 se produjeron varios cambios radicales en el ámbito de los pagos electrónicos. Entre estas novedades podemos mencionar, por ejemplo, que para realizar compras por Internet ya no son necesarias las tarjetas bancarias y que las compras online ahora son mucho más seguras.

Todas estas modificaciones en el comercio online vienen de la mano de la PSD2 (Second Payment Services Directive, o Segunda Directiva de Servicios de Pago, en nuestro idioma), normativa inmediatamente posterior a la PSD (Payment Service Directive, o Directiva de Servicios de Pago, en español), que fue el movimiento original que abrió la vía para la innovación y libre competencia en el sector financiero de la UE (Unión Europea). Así, la PS2 está vigente desde el año pasado y, como decimos, ha revolucionado el marco legal de los pagos online. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber acerca de esta nueva normativa. ¿Te interesa? Pues atento porque, ¡empezamos!

Cambios relativos a los usuarios con los pagos electrónicos

Como hemos adelantado en la introducción del artículo sobre los pagos electrónicos, la PSD2 ha aumentado sobremanera la seguridad a la hora de realizar compras por Internet. Y es que, antes de la PSD2, la única forma de realizar pagos en línea era proporcionando los datos de nuestra tarjeta del banco pero, ahora, también nos es posible comprar por Internet mediante la 2FA (two factor authentification, o autentificación en dos pasos, en castellano). ¿Que en qué consiste la 2FA? Pues, básicamente, en identificar al comprador mediante dos de los tres métodos de la SCA (Strong Costumer Authenfication; Autentificación Severa de Cliente). ¿Y cuáles son estos tres métodos? Contraseña personal; teléfono móvil/DNI (Documento Nacional de Identidad); y huella digital. Como decimos, para comprar online hay que rellenar al menos dos de estos tres datos.

Simplificación de procesos

Otra novedad importante que ha traído la PSD2 es la reducción del número de entidades que forman parte en una compraventa de Internet. Pues las plataformas de pago que antes eran independientes de las páginas web oficiales de tiendas y establecimientos ahora están integradas dentro de estas últimas, por lo que se simplifican muchísimo los procesos de compra.  

Además, ya no es imprescindible disponer de tarjetas de crédito y/o débito para efectuar compras online pues, gracias a ala PSD2, basta con nuestra huella digital o con el Documento Nacional de Identidad. Así, todo el proceso de compraventa se lleva a cabo entre la tienda en cuestión y tu entidad bancaria, sin ningún tipo de intermediario, por lo que se agiliza mucho todo el procedimiento y todo se efectúa de forma más cómoda y veloz.

Por otra parte, también hay (establecimientos, etcétera). Así, las tiendas y entidades financieras tienen relación directa, y la seguridad está garantizada a través de las herramientas API (Application Programming Interface, o Interfaz de Programación de Aplicaciones, en Español). Estas también se encargan de eliminar la necesidad de tarjetas bancarias para efectuar los pagos.

Más competitividad

Otro aspecto importante a destacar es que, con la nueva PSD2, se han equiparado los modelos de pago de las PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas) y las de las grandes compañías, por lo que la competitividad  ha aumentado. Y, como todos sabemos, cuando la competitividad entre empresas aumenta el gran beneficiado siempre es el usuario. 

AISD y PISP en los pagos electrónicos

Y, para terminar, cabe destacar que, con la llegada de la directiva PSD2, han aparecido 2 nuevas entidades: el AISP (Account Information Service Provider, Proveedor de Servicios de Información de Cuentas), por un lado; y el PISP (Payment Iniciation Service Provider, Proveedor de Servicios de Información de Pagos), por el otro. Las primeras se encargan de recopilar la información del comprador, y las segundas, por su parte, tienen como misión principal proveer softwares que sirvan de intermediarios entre las tiendas y establecimientos y los bancos. Los pagos electrónicos están en todos lados.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)