¿Qué es FinTech? Claves del futuro financiero

Hoy en día, cuando hablamos de finanzas, pensamos directamente en tecnología. No únicamente porque estemos invirtiendo recursos en tecnología, más bien porque la tecnología está formando parte directa, y cada vez más, de nuestra administración financiera. Si queremos pensar y plantearnos proyectos a futuro que impliquen inversión de recursos y dinero, una gran herramienta será establecer presupuestos lo suficientemente inteligentes para que nos ayuden a planificarnos. El término FinTech es un concepto clave y bastante claro en su composición gramatical. Fin, finanzas. Tech, tecnología. 

Eso de ir a una oficina bancaria a hacer gestiones ya es cosa del pasado. Ahora las entidades nos permiten hacer todo cuanto necesitemos desde la comodidad de nuestro sofá. Igual si vamos en el metro, si estamos de vacaciones en Nueva York o en medio del océano. Ahora, con solo tener conexión de internet, podemos hacer trámites bancarios sin apenas problemas. 

Se trata de ofrecer servicios financieros valiéndose de las posibilidades que hay a través de los desarrollos tecnológicos. Es similar a cualquier producto financiero tradicional, pero en este caso, de una forma más rápida. Con estos desarrollos es posible manejar nuestras finanzas personales, hacer pagos y transacciones. Todo esto de una manera sencilla y sobre todo, intuitiva, algo que tienen todos estos nuevos avances. 

Los mercados financieros ya no son los de hace algunos años. Ha mermado mucho la forma de realizar transacciones. Van menos y menos personas a una agencia de banco tradicional, algo que en un principio preocupó al sector financiero. Sin embargo, a través de entrelazamiento de recursos tecnológicos como el big data y las redes sociales, las empresas FinTech, han sabido posicionarse. Se trata de modelos de negocio que, además de ofrecer asesoramiento financiero, son capaces de gestionar productos y servicios financieros tradicionales, pero en línea

Mercados: algunos ya explorados, otros por explorar

Fintech son las nuevas aplicaciones, procesos, productos o modelos de negocio en la industria de servicios financieros, compuestos por uno o más servicios financieros complementarios y proporcionados como un proceso integral a través de Internet. 

Al operar en los mercados de capitales, las innovadoras plataformas de comercio electrónico facilitan las operaciones en línea y en tiempo real. Las redes sociales permiten a los inversores observar el comportamiento comercial de sus rivales y comerciantes expertos y seguir sus estrategias de inversión en el mercado de divisas y capitales. Las plataformas requieren poco o ningún conocimiento sobre los mercados y entidades financieras. 

Dentro de la industria de servicios financieros, algunas de las tecnologías utilizadas incluyen inteligencia artificial (IA), big data, automatización robótica de procesos (RPA) y blockchain.

La Inteligencia Artificial es un término general para muchas tecnologías diferentes. Los algoritmos de IA se pueden utilizar para predecir cambios en el mercado de valores y dar una idea de la economía. Asimismo, son plataformas basadas en proporcionar información sobre los hábitos de gasto de los clientes y permite a las instituciones financieras comprender mejor a sus clientes. Los chatbots son otra herramienta impulsada por la IA que los bancos están empezando a utilizar para ayudar con el servicio al cliente.

En términos generales, el término puede aplicarse a cualquier innovación en la forma en que las personas realizan negocios. Desde la invención del dinero digital hasta la contabilidad de doble entrada. Sin embargo, desde la revolución de Internet y la revolución de los teléfonos inteligentes con Internet móvil, el FinTech ha crecido. Originalmente se referían a la tecnología informática aplicada a la oficina central de bancos o empresas comerciales, ahora ofrecen una amplísima variedad de intervenciones tecnológicas en las finanzas personales y comerciales.

Aplicaciones prácticas

Empresas como Kickstarter, Patreon, GoFundMe, Bizum y otras ilustran la gama de FinTech fuera de la banca tradicional. Las plataformas de crowdfunding permiten a los usuarios de Internet y aplicaciones enviar o recibir dinero de otros en la plataforma. Han permitido a individuos o empresas agrupar fondos de una variedad de fuentes, todo en el mismo lugar.

En lugar de tener que ir a un banco tradicional para un préstamo, ahora es posible ir directamente a los inversores. Y aunque sus aplicaciones van desde la financiación de familiares y amigos hasta la financiación de fans y mecenas, el número de plataformas de crowdfunding o financiamiento colectivo se ha multiplicado a lo largo de los años. 

La FinTech, incluso, ha interrumpido la industria de seguros. De hecho, insurtech (como se le ha llamado así) ha llegado a incluir todo, desde el seguro de automóvil hasta el seguro de hogar y protección de datos. Asimismo, las startups de insurtech están atrayendo cada vez más fondos. Además, están posicionándose como grandes negocios, que generan réditos económicos de miles de millones de euros.

Uno de los usos más comunes de FinTech  en 2019 fueron las aplicaciones presupuestarias para los consumidores, que han crecido exponencialmente en popularidad a lo largo de los años. Antes, los consumidores tenían que crear sus propios presupuestos, recopilar facturas o navegar por hojas de cálculo de Excel para realizar un seguimiento de sus finanzas. Pero después de que la revolución fintech provocó el desarrollo de aplicaciones de servicios financieros, los consumidores pueden realizar un seguimiento fácil y eficiente de sus ingresos, gastos y otras herramientas de presupuestación que han revolucionado la forma en que los consumidores piensan sobre su dinero.

Un nuevo modelo

La FinTech comenzó a surgir en la década de 1990, cuando empezaron a crecer los modelos de negocio de Internet y comercio electrónico y en la década siguiente la banca en la mayoría de las partes ya estaba completamente digitalizada. La crisis financiera mundial de 2008, en la que muchas personas perdieron su confianza en los sistemas bancarios tradicionales, la seguridad y la transparencia se han vuelto más importantes que nunca. 

Esta mentalidad del cambio y la novedad, sumado a la tecnología de la computación en la nube, hicieron posible inventar nuevas soluciones personalizadas y procedimientos estándares. Adaptaciones como proporcionar acceso al perfil bancario, el pago y la transferencia de dinero con monedas convertidas automáticamente. Debido a la regulación y las altas expectativas en el lado de los clientes FinTech empresas el objetivo principal es crear servicios e implementaciones con potencial a largo plazo.

El principal medio por el cual las personas acceden a la web y hacen uso de diferentes servicios financieros es con móviles inteligentes, equipados con aplicaciones de banca móvil y monederos digitales como Google Wallet y Apple Pay. Tan es así, que de acuerdo a estimaciones, el mercado de pagos móviles superó el billón de euros en 2019.