Préstamos hipotecarios: claves y características

Escoger una vivienda o hacer una gran reforma son algunas de las decisiones más importantes que, además, tendrán que convivir con nosotros durante un largo periodo de tiempo. O, al menos, hasta que terminemos de pagarlas. Y es que ante un gran desembolso de dinero como este, es necesario saber bien qué producto bancario es el más adecuado y con cuál conseguiremos las mejores condiciones e intereses del mercado financiero. 

Ante la compra o reforma de un inmueble, entre las opciones más adecuadas se encuentran los préstamos hipotecarios. Se trata de un producto bancario que la entidad pone al alcance de los clientes con este fin concreto. 

Sin embargo, como afianzamiento del capital prestado, la entidad bancaria pone como garantía el propio inmueble del cliente, que puede ser desde una vivienda hasta un solar o garaje. De esta forma, en caso de impago el banco podrá solicitar el pago adeudado a través de un procedimiento judicial y, en última instancia, quedarse con el propio inmueble como cobro de la deuda, total o parcial. 

Características de los préstamos hipotecarios

No es lo mismo referirse a préstamos personales que a préstamos hipotecarios. Este último está destinado única y exclusivamente a la compra o reforma de un inmueble y por eso cuenta con una serie de peculiaridades como, por ejemplo, que se podrá acceder a un importe más elevado. 

Las principales características de los préstamos hipotecarios son: 

  • El capital prestado tiene un fin concreto: la compra o reforma de un inmueble
  • Irá siempre asociado a una cuenta a nombre del prestatario; en esta cuenta se realizará el pago y cobro mensual de la cuota acordada entre el banco y el cliente. 
  • La cantidad prestada suele ser más elevada que en el caso de los préstamos personales.
  • El importe máximo que ofrece la entidad suele estar en torno al 80% del valor de tasación del inmueble. 
  • El plazo de devolución del préstamo también aumenta: plazo medio-largo (generalmente de entre 15 a 30 años). 
  • Debido a su larga duración, el tipo de interés suele ser más reducido en relación a los préstamos personales. 
  • Se hará una escritura de carácter público que se inscribirá en el Registro de Propiedad.
  • Existen diferentes tipos de préstamos hipotecarios en función al tipo de interés: fijo, variable o interés mixto.

Tipos de interés: fijo, variable o mixto

Cuando hablamos de tipos de interés, hacemos referencia a la cantidad de capital que la entidad cobra al cliente por prestarle su dinero. Los préstamos hipotecarios pueden estar sujetos a tres tipos de interés: fijo, variable o mixto: 

  • Préstamo hipotecario de interés fijo: en este tipo de préstamos la cuota mensual a pagar por el prestatario no variará, sino que permanecerá fija durante todo el periodo acordado. De esta manera, el cliente no tendrá que preocuparse por las posibles subidas o bajadas de los tipos de interés; ofrece cierta estabilidad y evita llevar sorpresas no deseadas. 
  • Préstamo hipotecario de interés variable: en este caso, el tipo de interés al que está sujeto el préstamo se revisará de manera trimestral, semestral o anual y se ajustará en función a las condiciones del mercado en ese momento; generalmente está sujeto al Euríbor. Con este tipo se corre el riesgo de que los intereses suban, sin embargo, también cuenta con una ventaja: el interés inicial en el momento de la contratación del producto suele ser menor que en el tipo fijo.
  • Préstamo hipotecario de interés mixto: se cobra un tipo de interés fijo durante un plazo inicial previamente acordado y, una vez finalizado este plazo, se pasa a un interés de tipo variable.

Cómo escoger el mejor préstamo hipotecario

Una vez que conozcamos las características de los préstamos hipotecarios y los diferentes tipos existentes solo habrá que ver cuál se adapta mejor a nuestras necesidades. Además, una buena opción a la hora de escoger el tipo de préstamo en función del interés aplicado (fijo, variable o mixto), suele ser acudir a un asesor financiero que nos aconseje sobre las posibles subidas o bajadas del Euríbor.Además, te recomendamos que visites el comparador Precio.com y consigas las mejores condiciones del mercado financiero actual.