Ampliar la hipoteca o pedir un préstamo personal, ¿qué me conviene más?

Qué es mejor

¿Situación de falta de liquidez? Tienes dos alternativas: pedir un préstamo personal o ampliar la hipoteca. Analizamos los pros y contras de cada opción.

En caso de que un cliente de una entidad bancaria se encuentre en una situación de falta de liquidez se le presentan dos opciones: pedir un préstamo personal o ampliar la hipoteca. Cada una de estas dos alternativas cuenta con sus propios pros y contras y a la hora de elegir cuál te conviene más por las circunstancias y preferencias personales. Se deberá tener en cuenta toda una serie de factores. Entre ellos podemos mencionar, por ejemplo, los tipos de interés o los años que le quedan a tu préstamo hipotecario. En este artículo de Precio.com te explicamos cuáles son todos estos apartados a tener en cuenta y te revelamos las ventajas y desventajas de optar por un préstamo personal o hipoteca.

Ampliación del préstamo hipotecario

Préstamo hipotecario

Antes de nada es necesario mencionar que, generalmente, te convendrá ampliar tu préstamo hipotecario cuando:

  • Le queden pocos años para su finalización.
  • Tu entidad bancaria esté dispuesta a efectuar los procesos de subrogación: consiste en trasladar nuestra hipoteca a otra entidad financiera con el objetivo de mejorar sus condiciones
  • Tu entidad esté dispuesta a efectuar procesos de novación del préstamo: significa negociar y modificar las condiciones de la hipoteca con nuestra entidad bancaria actual.
  • Y cuando cuentes con la cantidad de dinero requerida para hacer frente a todos los gastos de gestión que conlleva este proceso.

El proceso de ampliación de la hipoteca suele aplicar tipos reducidos y plazos de amortización más prolongados. Esto puede hacer que los intereses suban. Sin embargo, no todas las entidades bancarias estarán dispuestas a poner en marcha este proceso, pues algunas de ellas analizarán primero tu situación económica para decidir si les conviene ampliar tu préstamo. Si en el contrato de la hipoteca está recogida la posibilidad de ampliación de la misma y el banco acepta podrás poner en marcha el procedimiento por la vía de la subrogación o de la novación, ya explicadas brevemente en el párrafo anterior.

Subrogación del préstamo hipotecario

En caso de que optes por realizar una subrogación hipotecaria, es decir, trasladar tu préstamo hipotecario a otra entidad bancaria que mejore sus términos y condiciones, debes saber que tendrás que hacer frente a unos gastos asociados:

  • Los gastos de tasación de la vivienda
  • Gastos de registro de la propiedad: por lo general, la mitad de los costes de notaría.
  • De comisión de novación: alrededor del 0,5% del dinero no amortizado.
  • Gastos de notaría
  • Gastos de gestoría
  • Y al Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD), cuyo importe varía en función de la Comunidad Autónoma de la que se trate.

Solicitud de un crédito personal

Pedir un crédito personal

La otra opción es pedir un préstamo personal a nuestra entidad bancaria. Para ello debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Cuánto efectivo vamos a necesitar: a mayor cantidad, más elevado el coste en productos vinculados.
  • A dónde va a ir destinado el dinero del crédito: algo que también tiene su repercusión en el coste total del préstamo.
  • Y los propios intereses del crédito: por lo general rondan entre el 7% y el 13-14%. 

Hay que tomar en consideración la finalidad del préstamo porque si va a emplearse en cuestiones académicas como libros para la escuela, cursos, grados, formación online, etc., por ejemplo, generalmente las entidad bancarias aplicarán unos intereses más bajos. En cambio, si va a destinarse a costear asuntos de ocio como viajes o regalos, los intereses serán más elevados.

Cuándo es aconsejable pedir un préstamo personal

Hay que tener en cuenta que en caso de solicitar un préstamo o crédito en lugar de ampliar la hipoteca solicitar, seguirás pagando las cuotas de esta última, por lo que tus  gastos mensuales totales subirán.

Generalmente, pedir un préstamo es aconsejable cuando tu banco no esté dispuesto a negociar la ampliación de tu préstamo hipotecario, cuando no necesites una cantidad de dinero demasiado elevada o cuando, simplemente, no dispongas del dinero requerido para efectuar la ampliación de tu préstamo hipotecario.

Estas son las principales claves que te ayudarán a decidirte entre un préstamo personal o una hipoteca. Sabiendo sus pros y sus contras, solo tendrás que comparar el gasto que te llevaría cada trámite teniendo en cuenta la finalidad que la darás a la cantidad de dinero solicitada.

Menu