Diferencias entre un préstamo y un anticipo de nómina

Préstamos y anticipo de nómina, términos comúnmente utilizados por los bancos. Vemos qué son, sus características y en qué momentos acudir a cada uno.

Los términos préstamo y anticipo nómina son tan comúnmente utilizados por entidades bancarias como confundidos por sus clientes. Sin embargo, para acceder a las mejores condiciones de cada uno de estos productos y conseguir escoger el más adecuado para nuestra situación es necesario conocer muy bien cada uno de ellos. De esta manera podremos evitar comisiones o intereses innecesarios. 

Por este motivo, a continuación vemos qué son cada uno de ellos y en qué situaciones es más adecuado acudir a una u otra opción. Sin embargo, es necesario añadir que no existe un consenso sólido entre las distintas entidades y lo más conveniente será consultar con el banco qué condiciones ofrece en cada caso.

Qué es un anticipo de nómina: características

Ya es un habitual que las entidades bancarias ofrezcan anticipos de nómina como extra por contratar sus cuentas nómina. Un bonus que puede ayudar a los clientes a solucionar imprevistos económicos. 

Cuando solicitamos un anticipo de nómina hablamos de que la entidad bancaria donde tenemos domiciliado nuestro sueldo adelante generalmente un importe de, como máximo, el valor de esta nómina. Se caracterizan por su corta duración; generalmente con un plazo de amortización de 6 meses. Aunque algunos llegan a 12. 

Este servicio suele estar reservado únicamente como extra para aquellos clientes que sean titulares de cuentas nómina, pero ni mucho menos pensado para ser un medio de financiación tradicional. Sin embargo, resulta tan interesante por sus atractivas características: 

  • Posibilidad de conseguir un adelanto de la nómina para hacer frente a cualquier imprevisto; puede llegar al máximo del valor de tres nóminas. 
  • Rapidez de concesión. 
  • Bajo interés; a veces es posible encontrarlos hasta gratis
  • Generalmente suelen tener comisión de apertura de como mucho un 3% del importe. 

Sin embargo, no conviene pedir adelantos de nómina a la ligera pues, aunque no sea habitual cobrar intereses, sí están ligados a una comisión de apertura que puede equivaler a un interés más o menos alto. En cualquier caso, se trataría de hacer un balance de la urgencia del capital y de las comisiones que pueda tener ligadas para decidir si es o no rentable. 

Además, a la hora de solicitar un anticipo de nómina en nuestro banco debemos tener en cuenta que suelen exigir una serie de requisitos ligados a nuestro perfil financiero y a la antigüedad como clientes. 

Préstamo nómina: características

Hablar de un préstamo nómina es hablar de un producto bancario con unas características que no distan mucho de las adheridas a los préstamos personales. En este caso destacan por: 

  • Poseer un plazo más largo que los anticipos de nómina; con una duración de más de un año. 
  • Tener un tipo de interés muy similar al de los préstamos personales; generalmente rondando el 8% TAE. 
  • El importe podrá ser más elevado, estando o no relacionado con la nómina.
  • Y también se suele aplicar una comisión de apertura

Cuándo pedir un préstamo o un anticipo de nómina

Hay quienes consideran que el anticipo de nómina es la mejor opción, sin embargo, esto dependerá de la cantidad de capital que necesites y del plazo en el que seas capaz de devolverlo. Además, en cada caso habrá que tener en cuenta las comisiones de apertura o tipo de interés que se aplique a la cantidad prestada. 

Por eso, en cada caso se deberá hacer balance y ver qué producto se adecúa más a tus necesidades. Una vez que sepas qué tipo de producto bancario necesitas, te animamos a que visites nuestro comparador de Precio.com y consigas las mejores condiciones del mercado financiero.

Valora esta noticia!
[Votos: 3 Valoración media: 5]
Menu