Qué son los préstamos verdes: claves

La lucha contra el cambio climático es un reto en el que muchas entidades financieras han iniciado carrera. Los préstamos verdes guardan una gran semejanza con los llamados bonos verdes y, de las misma forma, se constituyen como herramientas que permiten subvencionar iniciativas que busquen un impacto medioambiental positivo. Dando respuesta, así, a la creciente demanda de herramientas financieras que defiendan un desarrollo sostenible en el ámbito social, económico y medioambiental simultáneo. 

Para que un préstamo pueda ser considerado como ‘verde’ debe estar calificado como promotor de la sostenibilidad medioambiental por un organismo externo. Consultores como, por ejemplo, Oekom research o CICERO son algunos de los que se encargan de conceder este sello verde

La concesión de este sello depende de si está alineado con los Green Bond Principles y de si cumple los factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG). Dentro de los préstamos verdes podemos encontrar cuatro formatos: 

  • Financiación de proyecto: se financia el proyecto en función de la viabilidad a largo plazo y su calificación como sostenible. Además, toma como aval los propios activos generados en el proyecto por la empresa.
  • Préstamo bilateral: establecido entre el banco y la compañía. Con garantía corporativa.
  • Línea de crédito revolving: se trata de un tipo de ‘back-up’, que actúa como línea de contingencia. El interés aplicado en este caso depende del ESG; cuanto mayor sea este, menores serán los intereses. 
  • Préstamo sindicado: en este caso, un grupo de bancos financia una operación, pero solo uno de ellos adquiere la figura de agente medioambiental y gestiona la documentación relativa a la agencia que se encarga de la calificación. 

Préstamos verdes: qué ventajas tienen

Por norma general, los préstamos verdes adquieren las mismas características que el resto de préstamos personales ofertados por diferentes entidades financieras de manera online. Eso sí, al llevar el sello verde pasan automáticamente adquirir ciertas ventajas

  • Ausencia de comisiones: una gran mayoría de prestamistas, con el fin de promover los proyectos medioambientales, ha eliminado las comisiones ligadas al estudio y apertura de los préstamos verdes. 
  • Disminución de los tipos de interés: el Tipo de Interés Nominal (TIN) ligado a los préstamos verdes de las entidades financieras es inferior debido a la política medioambiental de los prestamistas.

Requisitos para conseguir un préstamo verde

Los requisitos demandados por las entidades financieras son, básicamente, los mismos que para el resto de préstamos que no están sujetos a un aval. Las principales condiciones para su concesión son

  • Tener, como mínimo, 18 años. En función de sus políticas de riesgo, en algunas será necesario ser mayor de 21 o 25 años. 
  • Ser residente en España de forma permanente. 
  • Figurar como titular de una cuenta corriente
  • Contar con ingresos mensuales de forma regular. 
  • Estar desprovisto de deudas y no figurar en ficheros de morosos. 
  • Además, por la finalidad tan específica de este tipo de préstamos será necesario contar con un presupuesto del proyecto y un justificante de finalidad

Los mejores préstamos verdes

Si estás pensando en la compra de un vehículo híbrido o eléctricos, de electrodomésticos de bajo consumo o en la instalación de paneles solares, entre otras iniciativas sostenibles, ya conoces los préstamos verdes y sus ventajas. El siguiente paso será escoger el préstamo verde que más se adapte a lo que necesitas. 

¿Cómo conseguir el mejor préstamo verde? Gracias al impulso que están dando las entidades financieras a la promoción del desarrollo sostenible, existen multitud de préstamos verdes que ofrecen grandes condiciones a los clientes. Por este motivo, te recomendamos que visites nuestro comparador de préstamos de Precio.com y consigas las mejores condiciones del mercado financiero actual.