¿Calefacción central o individual para nuestro hogar?

calefacción

Elegir un sistema de calefacción central o individual para nuestro hogar nunca es fácil. Conoce aquí las ventajas y desventajas de cada uno.

Cuando vamos a escoger una vivienda, ya sea porque la queremos comprar o porque realizamos una mudanza temporal, debemos analizar todas sus características. El tipo de calefacción es una de las más importantes, ya sea calefacción central o individual, esta dependerá tanto del tipo de vivienda como de la zona en que se encuentre. La mayor parte del consumo de energía que realizamos se debe a la necesidad de calentar nuestros hogares.

Hay que tener en cuenta que una vivienda situada en el Norte del país consumirá más calefacción que una vivienda del Sur, al ser esta una zona más cálida. La localización es, por tanto, uno de los factores más importantes relacionado con el tipo de calefacción del hogar. También habrá que tener en cuenta la eficiencia energética del edificio o de la propia vivienda, o el tiempo que vamos a pasar en el hogar durante el día. Esto influirá a su vez para elegir una tarifa de gas natural adecuada.

Si estás dudando entre elegir el sistema de calefacción central o individual, conoce a continuación todas sus ventajas, desventajas y cuál es la mejor opción.

elegir calefacción individual o central

Calefacción central: ventajas y desventajas

La calefacción central es uno de los tipos de sistemas que encontramos hoy en día en los hogares españoles, y del resto del mundo, por lo general. Su característica principal es que la instalación de calefacción es la misma para toda la comunidad de vecinos. Esta puede ser una instalación en anillo o una instalación en columna, la cual dependerá de las entradas y salidas de la vivienda.

Entre las principales ventajas de la calefacción central encontramos:

  • Una única caldera instalada en el edificio abastece a todas las viviendas. Por tanto, solamente hará falta una revisión y el mantenimiento periódico que se pagará entre todos los vecinos.
  • Las comercializadoras suelen realizar descuentos al ahorrar combustible con una sola caldera, si lo comparamos con los precios de un sistema de calefacción individual.
  • No tendrás que preocuparte de encenderla y apagarla, ya que solamente hay que tener abierta la llave de paso del radiador. Se encenderá y apagará todos los días a las horas acordadas por la comunidad.

Pero no todo son cosas positivas, también podemos nombrar algunas desventajas:

  • Los vecinos tendrán que acordar un horario de funcionamiento, lo que puede llevar a disputas. Por ejemplo, la mayoría de edificios acuerdan encenderla sobre las 13h del mediodía. Para las personas que están por las mañanas en casa puede ser tarde ya que hace más frío.
  • Puede llegar menos calor a las plantas más altas, debido a que la caldera se sitúa normalmente en la parte baja del edificio. El sistema de calentamiento es ascendente, de forma que llegará sin problemas a los pisos más bajos. Y, por tanto, tardará más en subir hacia los últimos pisos. Aunque esto no tiene por qué ser siempre así.
  • Si quieres apagarla tendrás que cerrar la llave de paso del radiador. Esto se debe a que la calefacción se distribuye de la misma forma por todo el edificio. El calor no dejará de salir y solamente podrás regular la temperatura abriendo o cerrando más esa llave de paso. Esta se sitúa normalmente en el lateral del radiador.
contador calefacción

Calefacción individual: características

La calefacción individual, por su parte, será exclusiva para cada vivienda individual, como su nombre indica. La característica principal de este tipo de calefacción es que cada hogar tendrá su fuente de calor independiente. Al ser un servicio que se contrata de forma individual, habrá que analizar la energía que requiere nuestra vivienda. Como ya hemos comentado, dependerá de si está en una zona más cálida en la que apenas se necesita calor artificial. En este caso, quizá tengamos que manejar la opción de un sistema de calefacción eléctrica, ideal para segundas viviendas. Con este sistema reduciremos también los gastos de calefacción en la factura mensual.

Pero, por si tienes claro que necesitas la calefacción en invierno, puedes analizar aquí las ventajas del sistema de calefacción individual por gas natural:

  • No tendrás que ponerse de acuerdo con la comunidad de vecinos, al ser un sistema con contador individual en tu hogar. Los horarios de encender la calefacción y apagarla los controlarás tú mismo. También será tu decisión elegir la comercializadora que más te guste y creas que ofrece mejores condiciones para tu situación.
  • Control de la temperatura máxima y mínima a la que quieres que llegue el sistema de calefacción. Podrás regularla desde el termostato que se habrá colocado con la instalación en un lugar de tu casa. También podrás dejar un temperatura fija en el termostato y controlar su funcionamiento encendiendo o apagando la caldera de gas natural. Por esto no tendrás que regular el calor desde la llave de paso, la cual no habrá que manipular.
  • Si un mes no estás en casa, no tienes que pagar el gasto. Así, pagarás lo que consumas, de forma que si necesitas estar fuera un tiempo, no se realizará gasto. Y, por tanto, pagarás menos.

Al igual que el sistema anterior, la calefacción individual también tiene algunas desventajas:

  • Mayor precio de instalación y consumo, al ser un sistema individualizado, las comercializadoras no aplican descuentos por gran cantidad.
  • Tendrás que encargarte personalmente de las revisiones, estar en el hogar cuando acuda el técnico de mantenimiento y hacerte cargo de los imprevistos.
mantenimiento calefacción

¿Cuál es la mejor opción?

Una vez que hemos analizado todas las características de ambas opciones, habrá que elegir si es mejor un sistema de calefacción central o individual para nuestro hogar.

  • Calefacción central: ideal para los pisos más bajos dentro de la comunidad, así como para las personas que quieran olvidarse del encendido, apagado, y de regular la temperatura.
  • Calefacción individual: para aquellas viviendas que están en zonas cálidas o cuyos dueños pasan poco tiempo en casa, así como para los que prefieren mantener sus instalaciones y no depender del resto de vecinos.

De cara a las segundas viviendas en las que no se reside de forma habitual, recomendamos un sistema de calefacción individual eléctrica. Esto no quiere decir que no contratemos servicios de gas natural, por su parte, sino que esta será de menor potencia, una tarifa 3.1. Conoce aquí las diferencias entre las tarifas de gas 3.1 y 3.2.

Elige ya entre calefacción central o individual y aprovecha todas sus ventajas ¡Comienza a ahorrar en tus facturas mensuales!

Valora esta noticia!
[Votos: 1 Valoración media: 5]
Menu