Mantenimiento caldera de gas

Mantenimiento de nuestra caldera de gas: claves para no quedarnos sin agua caliente

Con la llegada de los meses de invierno el consumo en los hogares se dispara debido a que el uso de determinados aparatos se hace más regular. Entre ellos destaca la caldera de gas. Es habitual utilizar más agua caliente y, a veces, la caldera empieza a fallar. Hay que tener en cuenta varios detalles y llevar a cabo un buen mantenimiento de la caldera. Lo primero que deberías hacer es determinar cuál es el problema que ha originado los fallos. Puede que estos problemas se puedan solucionar de manera sencilla. De hecho, algunas marcas fabricantes de calderas de gas son bastante novedosas y ya cuentan con paneles inteligentes en su parte delantera que te ofrecen, en algunos casos, algún tipo de aviso para que puedas arreglar el problema con tan solo apretar algunos botones.

Otro de los problemas que se pueden dar es que la llave del gas no esté abierta. Parece una tontería pero es habitual que nos olvidemos de abrirla. En este caso la solución también es evidente y sencilla. El problema se da cuando el inconveniente no es ninguno de estos. Entonces tendrás que llamar a alguien para que te ayude.

El problema cuando llamas a un técnico es de carácter económico. Esto se debe a que los precios de mantenimiento, y sobre todo si son de emergencia, son bastante altos. En ocasiones la compañía concreta puede hacerse cargo de parte del coste de mantenimiento, pero esto no siempre es así.

Lo mejor que podemos hacer es prevenir cualquier problema para no encontrarnos con emergencias ni imprevistos en un futuro. Pero, ¿sabes como realizar el mantenimiento de tu caldera y cómo prevenir los problemas? Nosotros te lo mostramos a continuación.

Mantenimiento de la caldera preventivo

No todo el mundo tiene conocimientos sobre este tipo de artefactos, por lo que llevar a cabo el mantenimiento preventivo de la caldera no siempre es sencillo. Aún así es algo muy importante que puede evitar que la caldera se dañe en el momento más inesperado.

Lo ideal sería que un técnico especializado acudieses una vez al año a tu casa para hacer una revisión de la caldera. De esta manera, el especialista podrá detectar si hay algún inconveniente o si se está desarrollando algún problema y, de esta manera, será posible repararlo antes de que se produzca un daño mayo y, como consecuente, el costo será menor.

No solo eso. Cuando llevamos un mantenimiento preventivo de nuestra caldera elevamos su tiempo de vida útil. Lo mejor es llevar a cabo estas revisiones antes de que llegue el invierno para así poder reparar los fallos que encuentre el técnico antes de que el frío sea inminente.

Se debe limpiar por dentro y por fuera

La limpieza de la caldera es un factor muy importante en su mantenimiento. Puede llegar a acumular una cantidad de polvo y de suciedad considerable si no se lleva a cabo una limpieza periódica. Si tú personalmente no tienes conocimientos en cuanto a la limpieza de calderas, lo mejor será que no arriesgues y que llames a un profesional.

Un especialista podrá hacerlo y dejarla como nueva sin causar ningún problema. Sin embargo, si la limpias tú sin saber cómo hacerlo es muy probable que generes averías graves en algunas partes de la caldera. También existe la posibilidad de que provoques una fuga de aire por no saber en qué sitio tocar o como cuidar las tuberías.

No solo es importante limpiar la por dentro, también deberás evitar que se ensucie por fuera. Esto, aunque con mucho cuidado, sí podrás hacerlo tú mismo. Para ello solo necesitas un paño limpio y húmedo.

Limpia los radiadores

Antes de decidirte por llamar a un profesional, lo mejor es que trates de detectar dónde se encuentra el problema. En ocasiones, lo que afecta al funcionamiento de la caldera son los radiadores. Si te das cuenta de que los radiadores empiezan a dar problemas no tendrás que llamar a nadie y, por tanto, no tendrás que pagar por arreglarlo.

Lo que ocurre en estos casos es que hay una acumulación de aire que puede hacer que el radiador falle. Lo único que debes hacer en este caso es abrir el compartimento y dejar que el aire fluya para acabar con esa acumulación. Es algo muy sencillo de hacer y gratis.

Regula la presión para un buen mantenimiento de la caldera

Uno de los factores que deben estar en perfectas condiciones para que tu caldera funcione bien es la presión, que debe ser la correcta para que la caldera de gas pueda calentar bien. En caso contrario, no mandará el agua tan caliente como debería y esto puede acabar por dañarla.

Si la presión de la caldera está demasiado bajara estará trabajando a la mitad de su potencia. Esto ocurre muy habitualmente y no todo el mundo sabe que se puede solucionar con mucha facilidad.

Cuando compras una caldera, sus valores de presión están configurados previamente, pero pueden bajar debido al uso. Para comprobar si se encuentra en el punto correcto tendrás que ver el manómetro. Éste te indicará la presión de la caldera.

Si tras ello ves que, efectivamente, el problema se encuentra en la presión no tendrás que pedir ayuda profesional. Lo único que tendrás que hacer es leer las instrucciones del manual de usuario que recibiste con la caldera. Gracias a él se te explicará el modo en el que configurar la presión correcta. Si a pesar de ello no logras hacerlo, entonces sí necesitarás llamar a un técnico para que haga los arreglos necesarios.