Tarifas ocultas principales operadores

¿Existen las tarifas secretas de operadores?

Desde hace muchos años, los operadores de telecomunicaciones vienen ofreciendo tarifas «secretas» a posibles clientes que hagan portabilidad desde determinadas compañías. Esta es la forma de competir que han ido adoptando cada vez más los grandes operadores mediante sus marcas low cost. De esta forma pueden lanzar a los usuarios de otras empresas ofertas difícilmente rechazables para robar clientes sin que eso perjudique sus ganancias. Pero, ¿qué son las tarifas secretas y cómo acceder a ellas?

¿Qué son las tarifas secretas?

Las tarifas secretas son productos de Internet y móvil que ofrecen los operadores pero que no son anunciados en sus catálogos web o tiendas físicas. Esto quiere decir que para acceder a ellas, el posible cliente ha de cumplir una serie de requisitos.

Qué son las tarifas ocultas

Suelen tener precios realmente agresivos, ya que se trata de una estrategia para robar clientes a otras compañías. De esta forma, accediendo a estas ofertas, podemos ahorrar un buen pellizco a final de mes, aprovechándonos de esta estrategia comercial de los operadores.

Las tarifas secretas son legales y no tienen repercusión en los clientes que ya pertenecen a la empresa que las ofrece. Se suelen comunicar mediante medios directos e individualizados como correos electrónicos, publicidad directa, llamadas de teleoperadores y otros. Además, estas ofertas privadas pueden darse de manera determinada tanto en tiempo como localización dependiendo de los objetivos de la compañía.

Cómo acceder a las ofertas privadas

Estas tarifas secretas pueden suponer un gran ahorro para los clientes y, por tanto, resultan de gran interés, aunque acceder a ellas sea más complicado. Existen varios métodos para descubrir estas ofertas o hacer que las compañías nos las ofrezcan directamente.

ahorrar con tarifas ocultas

Una de las técnicas más conocidas es el «amago de portabilidad«. En esta estrategia el cliente llama a su compañía para realizar un cambio de portabilidad mencionando el operador al que se quiere cambiar. Si el operador pertenece a otro grupo de telecomunicaciones, es más probable que los teleoperadores ofrezcan una contraoferta con condiciones similares a las que ya tiene el usuario pero a un precio menor. Esta técnica se puede usar cambiando de Lowi a Llamaya o República Móvil, de MásMóvil a República Móvil o de Amena a Lowi. Entre muchos otros.

Otra de las estrategias a seguir para conseguir las tarifas secretas es la de llamar a una compañía para conseguir información sobre sus ofertas desde un móvil asociado a un operador determinado. Así, llamando desde un número Vodafone o Lowi a MásMóvil se puede acceder a una gran oferta en fibra y móvil o viceversa. Esto es debido a la gran lucha que llevan estos dos grupos por conseguir el tercer puesto como operador en territorio nacional.

Pero ¿y si no tienes un número con Lowi o la compañía que sea necesaria para acceder a las tarifas secretas?. Bien, en este caso tienes opciones algo más complejas como pedirle prestado el teléfono a un conocido que si que esté con esta compañía o conseguir un número de prepago o contrato sin permanencia para realizar el cambio de compañía.

Por último, muchos operadores habilitan números de teléfonos o webs especiales para ofrecer estas tarifas secretas. La única forma de encontrarlos es navegando por páginas especializadas o si algún conocido te lo proporciona.

Tarifas ocultas de los principales operadores

Todos los principales operadores del país usan la técnica de las tarifas secretas para conseguir clientes en determinados momentos o localizaciones. Tanto Orange, Movistar, Vodafone o MásMóvil tienen un catálogo de ofertas privadas a las que acceder puede ser más sencillo o complejo dependiendo de la compañía.

Lo más sonado en este sentido en los últimos meses ha sido la lucha en ofertas privadas que han tenido el grupo MásMóvil (dueño de las marcas Pepephone, Llamaya, Yoigo y Lebara) y Vodafone (dueño de Lowi y Vodafone bit). Y es que el operador de creación española cada vez se acerca más a la tercera posición en clientes a nivel nacional de la compañía británica. Debido a esto, ambas han empezado una lucha mediante ofertas ocultas para conseguir los clientes de la otra o que sus clientes no realicen el proceso de portabilidad.