Qué es una casa pasiva: cómo funciona y quién puede construirla

casa pasiva que es

Una casa pasiva se construye bajo determinadas condiciones climáticas y geográficas. ¿Sabes cuánto puede llegar a reducir su consumo?

Cuando hablamos de una casa pasiva estamos haciendo referencia a un tipo de vivienda que se ha construido en base a la certificación Passivhaus. ¿Y esto qué quiere decir? Los tipos de construcción hechos bajo estas condiciones se caracterizan por reducir la demanda de energía gracias a las estrategias de materiales y localización con las que se ha diseñado. El consumo energético se reduce hasta un 90% si lo comparamos con las viviendas tradicionales. Esto dependerá de varios factores, como son las condiciones climáticas y geográficas de cada lugar.

Este método se ideó en Alemania en la década de los años 90 y poco a poco se ha ido haciendo más común por los beneficios que se obtienen. A día de hoy se han establecido leyes como la directiva europea que obliga a que las nuevas edificaciones cumplan con este ahorro energético. Conoce qué características diferencian a una vivienda pasiva del resto de casas, qué sistemas tienen integrados y cómo consiguen reducir el consumo de esa energía. ¿Cumples los requisitos para que tu casa sea certificada Passivhaus?

casa pasiva funcionamiento

Características de una casa pasiva

Una casa pasiva es un tipo de construcción que se diferencia de las convencionales porque requiere de un consumo energético mínimo. Mantienen el calor y el frío en su interior, adaptando esa temperatura según la época del año en que nos encontremos. Para ello habrá que tener en cuenta los materiales que se van a usar para la construcción, un buen sistema de aislamiento, un sistema de ventilación que mantenga la sensación de calor, etc. En los requisitos para tener una casa pasiva vamos a comentar cuál es la cantidad de kWh que va a consumir la casa pasiva y cuál es el máximo permitido.

Pero primero vamos a nombrar todas las características que se deben tener en cuenta a la hora de construir la vivienda bajo el principio de eficiencia energética:

Aislamiento térmico

El aislamiento térmico de baja transmitancia es el primer factor a tener en cuenta para construir una casa pasiva y evitar las pérdidas de calor. Este tiene que ser de baja transmitancia térmica, con una cimentación de entre 20 y 30 cm, una cubierta de las mismas medidas y un muro exterior. El resultado es que en la época de verano no entre el calor, y en invierno no entre el frío, de forma que se mantiene una temperatura constante agradable.

Eliminar puentes térmicos

El segundo punto a considerar es que no se hayan creado puentes térmicos. Estos son determinados puntos lineales o puntuales de la estructura envolvente del edificio que hacen que se pierda el calor. Puede parecer de poca importancia, pero te recomendamos que le prestes atención ya que la presencia de puentes térmicos puede suponer la pérdida de hasta un 30% de la energía. Esto no puede ocurrir en una casa pasiva, ya que su principal objetivo es reducir ese consumo energético. Por ello hay que realizar un análisis previo a través de la técnica de termografía y arreglar esas fugas.

Puertas y ventanas de triple aislamiento

Las puertas y ventanas son el punto más débil de la mayoría de las casas de nuestro país, ya que son el principal foco de pérdida del calor y muchas veces no nos damos cuenta. Las características de una puerta de una vivienda pasiva son una hoja de 92mm, triple acristalamiento, un tratamiento bajo emisivo y el gas Argón dentro de las cámaras. Respecto a las ventajas, cuánto más grandes sean estas mejor dejarán entrar los rayos del sol. Por ello también es importante que la orientación de la casa sea hacia el sur, minimizando las partes que den al oeste y este.

Recuperación del calor por ventilación

La recuperación del calor a través del sistema de ventilación, se encarga de conservar la temperatura. Esto quiere decir que no tendremos que abrir las ventanas para ventilar la casa en los días más fríos del año, ya que mediante estos conductos de ventilación mecánica se mantiene entre un 80 y un 90% de la energía que ya había dentro de la vivienda.

Dentro del modelo Passivhaus es muy importante también el principio de hermeticidad. A través de su funcionamiento de aislamiento de la vivienda conseguirás el efecto de estanqueidad del aire de la casa y con él mantener la temperatura y poder ahorrar a final de mes.

casa-pasiva-menor-consumo

Requisitos que debes cumplir para tener una casa pasiva

Si te han convencido todas las características que hemos comentado de una casa pasiva, te recomendamos que conozcas los requisitos para analizar si puedes unirte a este sistema. Actualmente se están construyendo cada vez más los Edificios de Consumo Casi Nulo, los cuales comprenden una serie de pisos que tienen las mismas funcionalidades que una casa pasiva. Son más eficaces y más económicos que esta última opción, aunque hoy en día es cada país el encargado de regular o permitir su construcción.

Pero antes de conseguir tu casa pasiva debes saber cuáles son los requisitos para poder vivir en ella y mantenerla de la forma correcta. Lo primero de todo es que la vivienda requerirá un consumo de climatización de 15kWh y de energía primaria de 120 kWh por metros cuadrados. Hay que recordar que aunque la demanda energética es muy reducida, no es total. Por otra parte, el sistema de hermetricidad tendrá un máximo de 0,6 renovaciones a la hora.

Para poder mantener una casa pasiva tendrás que tener en cuenta las necesidades que esta requiere, además de su precio más elevado por la calidad de los materiales con los que se ha construido. Se espera que en un futuro próximo todos los países construyan este tipo de viviendas y se apueste más por las energías renovables.

Valora esta noticia!
[Votos: 1 Valoración media: 5]
Menu