Cocina eléctrica: pros y contras para tu nueva instalación

cocina eléctrica

A fecha de marzo del presente año 2020, existen varios tipos de cocinas: de inducción; de vitrocerámica; de doble combustible; eléctricas; y de gas. Así, cada uno de estos tipos tiene, como ocurre con todo, sus propias ventajas y desventajas, y tu elección sobre cuál instalar en tu hogar deberá depender de tus gustos, necesidades y preferencias personales, así como de tus hábitos de cocina. En este artículo te explicamos al detalle en qué consisten las cocinas eléctricas y cuáles son sus principales pros y contras respecto a las cocinas de gas y otros tipos. ¿Te interesa? Pues lee con atención porque, ¡empezamos!

Cocina eléctrica: qué es, cómo funciona y qué tipos existen

La cocina eléctrica es, como hemos explicado en la introducción de este artículo, un tipo de cocina que consiste en convertir la electricidad en calor para poder llevar a cabo todo tipo de operaciones culinarios como hornear, cocer, fundir o hervir, entre otras. Así, las cocinas eléctricas pueden tener diferentes tipos de placas, siendo las más comunes las placas de inducción (con superficie de cristal cerámico y con gran capacidad para producir calor de manera veloz); las placas de vitrocerámica (las más populares a día de hoy, compuestas por hierro y vidrio); y las cocinas con placas mixtas (que, como su propio nombre indica, ofrecen la posibilidad de cambiar entre diferentes tipos de placas).

cocina eléctrica

Por otro lado, podemos decir que existen tres clases propiamente dichas de cocinas eléctricas: las cocinas compuestas por una estufa eléctrica de resistencia radiante; las cocinas eléctricas de resistencia pura; y las cocinas eléctricas de inducción de alta eficiencia. Las primeras convierten la energía eléctrica en calor y se componen de material vitrocerámico. Las cocinas eléctricas de resistencia pura, por su parte, funcionan de la misma manera que las primeras, pero tienen una apariencia algo diferente; y las cocinas de inducción, por último, hace uso de la energía electromagnética para llevar a cabo el proceso de conversión de energía eléctrica en calor.

Hay que decir, por cierto, que cada una de estas cocinas eléctricas presenta sus propias ventajas y desventajas, y no todas ellas tienen el mismo coste de instalación y mantenimiento. Y, por otro lado, ciertos tipos de cocina eléctrica ofrecen una eficiencia y seguridad mayor que otros.

Pros y contras de las cocinas eléctricas

Explicado ya el término de cocina eléctrica, así como su funcionamiento y los diferentes tipos que existen, pasamos a detallar las ventajas y desventajas de este tipo de cocina. Para empezar con los pros, hay que decir que la mayoría de cocinas eléctricas disponen de varios ventiladores internos que se encargan de distribuir el calor de manera uniforme a través de toda la cavidad interior del horno, por lo que se facilita el proceso de calentamiento de cantidades grandes de alimentos.

Por otro lado, muchas cocinas eléctricas disponen de un horno capaz de cocinar de formas diferentes a la vez; es decir, posibilita, por ejemplo, hornear, fundir y hervir al mismo tiempo sin ningún tipo de problema. Además, sus placas suelen requerir poco mantenimiento y son sencillas de limpiar, independientemente del material del que estén compuestas (vitrocerámica, cristal, mixtas, etc.). Este tipo de cocinas, además, ofrecen una prestación general de calidad bastante alta con resultados culinarios excelentes.

En cuanto a las desventajas de las cocinas eléctricas, podemos mencionar, por ejemplo, que tienen un costo de instalación y mantenimiento más elevado que las cocinas de gas, de inducción o de doble combustible, lo que, como es lógico, supone también un aumento en la factura de la luz a final de mes. Y, por otro lado, sus placas suelen requerir de mayor cantidad de tiempo para calentarse al cien por cien y también les cuesta más enfriarse una vez se han apagado todos los fogones.

cocina eléctrica

La limpieza y comodidad de una cocina eléctrica

Las cocinas de gas requieren una línea de gas. Aunque el propano, el butano o incluso el gas derivado se pueden utilizar para alimentar una cocina, la mayoría de las cocinas de gas funcionan con gas natural y requieren una línea de gas directa a casa. Dependiendo de dónde vivas, el requisito de una línea de gas puede ser un factor que te haga elegir las eléctricas. En casi toda España, la infraestructura es tal que las cocinas alimentadas por gas y electricidad son igualmente factibles. En áreas más remotas, las líneas de gas no son estables, mientras las eléctricas sí.

No importa dónde vivas, lo más probable es que haya electricidad. Y mientras en tu casa tengas electricidad, puedes usar una cocina eléctrica. Simplemente necesita ser enchufada. Ten en cuenta, sin embargo, que la mayoría de las estufas eléctricas requieren un consumo más potente, lo que implica un gasto mayor. 

Las cocinas eléctricas tienden a ser un poco más caras que las contrapartes de gas, aunque las diferencias en los costos de operación varían según la zona.

Al igual que con cualquier otra inversión que harías en casa, elegir una cocina nueva implica sopesar tanto el costo de compra inicial como el costo de su uso a largo plazo. Las estufas eléctricas tienden a llevar el precio más alto, aunque no por mucho

Los costes operativos, sin embargo, a menudo son lo suficientemente diferentes como para ser un factor decisivo para muchos. 

Si bien podría ser más barato usar una cocina de gas para tu uso diario, este tipo de consumo desperdicia más energía con gas. El 74% de la energía producida en una gama eléctrica se transfiere a los alimentos, en comparación con alrededor del 40 por ciento en un rango de gas.

Las cocinas eléctricas son generalmente más seguras para los hogares.

Aunque están cubiertos con rejillas de metal, los quemadores de una cocina de gas utilizan una llama abierta ajustable. Dondequiera que haya una llama abierta, existe la posibilidad de que un artículo inflamable (como una toalla de papel de cocina o un paño) se acerque demasiado y se incendie. Por supuesto, las estufas eléctricas no eliminan los riesgos de quemaduras o incendios, pero generalmente se consideran más seguras.

Mientras que la limpieza de cocinas eléctricas es mucho más sencilla que limpiar alguna que funcione a gas con quemadores y rejillas, hay otra opción eléctrica más moderna que supera a todos como fácil cuidado: una placa de vitrocerámica o de vidrio liso. Cuando se enfrían, estas estufas lisas se limpian con un trapo húmedo y jabón para platos.

Con todo, cuando compres una nueva cocina y elijas entre gas y electricidad, elige lo que sea más cómodo para ti. Si tiene dudas sobre el gas natural o está nervioso por cocinar en una llama abierta, opta por una estufa eléctrica. 

Valora esta noticia!
[Votos: 0 Valoración media: 0]
Menu