Como sera el 5G

5G: ¿Cómo será el futuro de las conexiones y redes?

En los años sesenta, la cadena de televisión norteamericana ABC presentaba la serie animada Los Supersónicos como una idealización del futuro de la humanidad. Sus personajes vivían en casas suspendidas en el aire y se transportaban en coches aéreos. Todo esto siempre pareció de ciencia ficción. De hecho, sigue pareciéndolo. Sin embargo, algunos desarrollos tecnológicos del presente nos hacen pensar que ese futuro se acerca más de lo que esperábamos hace unos años. Hablamos, por ejemplo, del 5G. 

Cuando leemos 5G pensamos, ¿a qué se refieren estas letras y números? Sencillo: a la quinta generación. ¿Generación de qué? de navegación móvil. En realidad estamos acostumbrados a saber de esto, pero no somos tan conscientes de ello.

Nuestra conexión a redes de datos es permanente. Siempre que tengamos nuestro móvil, estamos conectándonos a una red. La telefonía móvil actual cuenta con la red 4G y estamos ante el desarrollo de redes 5G. Una nueva y potente forma de conectividad 5G, de quinta generación. 

Hay que saber algunos datos primero, y se trata de todo lo que precede al 5G, sus antecedentes

  • Redes 2G: es posible que bajo este nombre no la conozcamos. Quizás al leer GPRS o EDGE nos suena un poco más. Hablamos de un tipo de conexión bastante débil que se consigue cuando estamos lejos de una antena con potencia de señal. Esta conectividad no alcanza velocidad de transferencia de datos, por lo que primará la conexión de voz.
  • Redes 3G: esta ya nos sonará un poco más. Este tipo de redes móviles tienen más fuerza de conexión y funcionan voz y datos en paralelo
  • Redes 4G: básicamente, las que utilizamos y conocemos hoy en día. Con las redes de cuarta generación podemos tener un número de dispositivos conectados más alto y una itinerancia mucho más sólida

Redes 5G: ante los pies del futuro

Cuando en el mercado empezamos a utilizar algún servicio, los desarrolladores están ya pensando en cuál es el siguiente nivel en el que deben trabajar y lo próximo que hay que hacer para potenciar nuestras conexiones. Y en este caso, a pesar de que aún no se use de una manera extendida, la tecnología 5G lleva en desarrollo desde el año 2008

Sí, desde hace 11 años está preparándose algo de lo que aún no hemos visto luz definitiva. Evidentemente se trata de desarrollos teóricos y futuristas. Si echamos la vista atrás, en ese momento el iPhone aún no tenía cámaras, por ejemplo. 

Pero ha sido ese nivel de previsión el que ha llevado a un desarrollo tecnológico sin precedentes e impresionante. La quinta generación de tecnologías, las redes de móvil 5G, nos llevan al futuro. En 2017 ya se empezaron a dar fechas y el acuerdo al que se llegó es que en el año 2020, ya deberíamos estar conectados todos bajo el 5G. En España los primeros adelantos llegaron con la red 5G de Vodafone que ya está disponible en la tarifa ilimitada para algunos dispositivos como el Samsung Galaxy S10. 

Un cambio definitivo

Hablamos de mucha teoría tecnológica y datos un tanto distantes de lo que será efectivamente el ancho de banda móvil 5G. Empezamos diciendo algo sorprendente: será más rápido que la fibra óptica que utilizamos hoy en día. 

En febrero de 2019 se presentó en la Mobile World Congress, celebrada en Barcelona, la red 5G. Si hay una frase que resume idealmente lo que esto significa es: “directo al paladar”. Sin duda alguna, se trata de un avance sin precedentes. 

Durante este Congreso Mundial del Móvil, un cirujano operó a un paciente que se encontraba a kilómetros de distancia utilizando un robot conectado a una red 5G en España. No obstante, los desarrollos llevan años en lugares como Corea del Sur.

El 5G definirá nuestra forma de vivir. Estamos ante sus puertas y aún no nos hemos dado cuenta. Es posible que tardemos un poco en hacerlo. El hombre ha vivido distintas revoluciones a lo largo de la historia y, probablemente, el paso al 5G se convierta en una de estas revoluciones vitales. 

Con tan solo un clic y 7 segundos, podremos descargar 1GB de información. Una película que antes nos tomaría entre 4 y 7 minutos, podrá estar reproduciéndose en nuestro móvil en una fracción de tiempo prácticamente inadvertida. Este nivel de comodidad acercará, aún más, el consumo de datos. 

un cambio definitivo 5G

Menos saturación: más velocidad y menos dificultad

Asimismo, el 5G resuelve un problema bastante complejo y se trata de la saturación de antenas. Dentro de unos meses, una antena de conexión a red recibirá cien veces maś solicitudes de itinerancia, pero no se afectará. Es decir, podremos conectarnos más rápido porque las antenas de red serán mucho más eficientes

Las velocidades que podremos experimentar con la banda ancha del 5G son tales que todo irá entre diez y veinte veces maś rápido. 

Algo que se potenciará, y mucho, con el 5G es la inteligencia artificial y la realidad aumentada. De hecho, entre los principales hallazgos y desarrollos de la red de quinta generación móvil, es la disminución de la latencia. En realidad ahora mismo es algo prácticamente imperceptible. No somos capaces de darnos cuenta del tiempo que tarda en descargarse o transferirse un paquete de datos. Sin embargo, la promesa de los desarrolladores es que sea aún más rápido. Y es que, a pesar de tratarse de algo de lo que no nos demos cuenta, significa un paso más allá.

La reducción del tiempo de latencia a entre 1 y 2 milisegundos permitirá, por ejemplo, que el coche autónomo tenga más garantías de seguridad en su funcionamiento al tener una velocidad de resuesta aún más rápida y certera en su maniobra. 

De nuevo, insistimos con el aspecto de la velocidad. Este será el avance más significativo en este salto generacional. Sin embargo, muchas cuestiones van ligadas en paralelo a la mejora del rendimiento en tiempo. Actualmente las redes más potentes de fibra óptica existentes en el mercado, llegan a una velocidad de 1 GBps, un gigabyte por segundo. El 5G multiplicará por diez esta velocidad. 

Dentro de algunos meses seguirán apareciendo más y más desarrollos. Encontraremos aún más productos que se puedan conectar en línea con internet. Antes parecía irrisorio poder configurar una lavadora a red wifi para controlar un ciclo de lavado a distancia. Ahora mismo se convierte en una más de las posibilidades. 

El futuro que está ante nuestras manos es algo sorprendente. Tenemos que estar listos para lo que viene en unos meses, que sin duda, será el futuro