Qué es y cómo hacer portabilidad de una operadora a otra

Ya sea navegando por la red o en una conversación normal, es común escuchar el término «portabilidad» aunque no sea una palabra que se encuentre en el Diccionario de la Real Academia Española. Y es que este concepto pertenece únicamente al mundo de la telefonía móvil y, aunque su descripción lo haga parecer realmente simple, puede resultar complicado de realizar. Así, te vamos a explicar qué es una portabilidad y cómo hacerla en este post.

¿Qué es la portabilidad?

La portabilidad se define como la opción y el proceso de cambiar una línea móvil concreta de un operador de telefonía a otro. Así, también se puede explicar como el cambio de compañía móvil manteniendo el número de teléfono del cliente y todos sus datos.

Con la evolución de los últimos años en el mercado de los operadores móviles, que ha pasado de una situación monopolizada entre apenas 4 compañías a la existencia de decenas de operadores, las portabilidades se han vuelto cada vez más y más necesarias. Así, mientras que hace una década raramente las compañías ofrecían la portabilidad a otra empresa, ahora es lo más común y una opción vital.

De todas formas, cuando vayamos a contratar una tarifa móvil con una compañía, conviene saber si esta tiene la posibilidad de realizar una portabilidad y si significa algún coste para el cliente. Además, siempre hay que estar al tanto de los compromisos de permanencia para conocer las posibilidades reales de movernos a otra compañía.

¿Cuáles son las ventajas de hacer una portabilidad?

Siendo la portabilidad el cambio entre operadores de telefonía sin tener que dejar el número de teléfono para dar otro de alta, su alternativa sería darse de baja en una línea telefónica para después darse de alta en otra. Teniendo en cuenta que la mayoría de la población cuenta ya con una línea individual personalizada, hacer esto sería un caos para el sistema.

De esta forma, hacer una portabilidad es sencillo y no tiene coste para el cliente, mientras que dar de alta una línea telefónica suele tener un coste que no asume la compañía telefónica y significa un gasto de tiempo mayor al tener que volver a darle toda la información a otra empresa. Además, el cambio de compañía se hace normalmente para ahorrar en la tarifa móvil, lo que quiere decir que el proceso significa un ahorro destacado para el consumidor.

Por lo tanto, este método es el más sencillo para cambiar de empresa y el que resulta menos engorroso tanto para el cliente como para los operadores de telefonía. Es una situación en la que ambas partes ganan y, además, hace que sea más sencillo cambiar de compañía y, por consiguiente, produce más competencia y empresas en el mercado que resultan en mejores precios para el consumidor.

¿Cómo se hace una portabilidad?

Al estar pensadas para facilitar al cliente la posibilidad del cambio de compañía, el proceso de portabilidad es realmente sencillo para el consumidor, aunque ocurren diferentes pasos que él no ve a primeras.

Lo primero que ha de hacer el cliente es encontrar una tarifa móvil que cumpla con sus necesidades y signifique un ahorro a fin de mes. Para esto recomendamos el comparador de tarifas móvil de precio.com, en el que podrá filtrar por toda la oferta nacional hasta encontrar el producto más barato y con las condiciones que necesite.

Una vez hecho esto se puede comenzar el proceso de portabilidad simplemente clicando en la oferta que el cliente desee. Será redirigido a una página web en la que tendrá que introducir unos datos. De aquí en adelante todo el proceso será realizado por las compañías. La compañía anterior tendrá que enviar los datos del cliente al nuevo operador y este se encargará de enviar una tarjeta SIM y establecer la línea para el consumidor, que únicamente será requerido para firmar un contrato, algo que se puede realizar por teléfono, online o en una tienda física.

Por último, una vez recibida la tarjeta SIM, el cliente solo ha de esperar que se complete la portabilidad y se active de nuevo su línea. Solo estará sin datos, llamadas y SMS unas horas y normalmente se realiza el proceso de noche para que no sufra ningún tipo de corte. Con todo esto se dará por terminado el proceso y el usuario puede disfrutar ya de su nueva tarifa y seguir ahorrando.