Todas las diferencias entre el 4G y el 5G

características 4g y 5g

Velocidad y latencia. Estas son algunas de las muchas diferencias entre la red 4G y 5G. Vemos qué es y qué supone esta nueva generación tecnológica.

Ya llevamos años oyendo hablar del famoso cambio hacia el 5G. Esto no es otra cosa que el salto a las tecnologías de quinta generación y, como cualquier cambio, despierta dudas, miedos e inquietud. Por eso, en este artículo vemos qué es, qué supone su implementación y las diferencias entre 4G y 5G

En España las compañías ya se preparan para dar este salto, previsto para el segundo semestre de 2020. Y es que se trata de una tecnología 5G que promete cambiar nuestras vidas y mejorar exponencialmente la forma de comunicarnos. Pero, antes de meternos de lleno en el tema, es necesario echar la vista atrás y ver los tipos de redes que la anteceden: 2G, 3G y 4G, que esconden más diferencias que el simple número que las precede: 

  • Red 2G: se trata de una conexión débil que se consigue cuando apenas hay potencia de señal. En este caso prima la conexión de voz, que no alcanza para transferencia de datos. 
  • Red 3G: tiene más fuerza que la anterior y, por tanto, funciona la conexión de voz y datos al mismo nivel.
  • Red 4G: este tipo de redes móviles es la más conocida y utilizada a día de hoy. Permite conectar varios dispositivos y disfrutar de un roaming sólido. 

A continuación vemos todos los secretos que esconde esta nueva generación. 

Características del 4G y 5G

Qué es el 5G

Como ya sabemos, en el ámbito de las telecomunicaciones, hablar de 5G es hablar de las tecnologías de quinta generación de comunicación inalámbrica. Se trata de una evolución o mejora de la actual tecnología 4G. Y, aunque su primera versión ya está disponible, se estima que su uso se extienda de manera exponencial a partir del segundo semestre de 2020.

Esta evolución permitirá llamar por teléfono, escribir y, sobre todo, navegar por Internet a alta velocidad, contando, además, con una capacidad mayor de dispositivos móviles conectados simultáneamente. Y es que con el ancho de banda de la red 5G los dispositivos podrán disfrutar de velocidades de entre diez y veinte veces más rápidas, eso sí, será necesario contar con un móvil 5G.

Sin embargo, no es un cambio que vayamos a experimentar ahora por primera vez, sino que si echamos la vista atrás recordaremos que el paso de la conectividad 3G a la 4G no fue hace tanto tiempo y que mejoró considerablemente la velocidad máxima de carga, descarga y navegación de los dispositivos móviles. Este solo es el siguiente paso evolutivo. 

Además, su llegada no afectará solo a tu teléfono móvil, sino que la realidad aumentada y la inteligencia artificial son algunos de los campos que también mejorarán mucho con la implementación del 5G. Entre sus principales avances se encuentra el tiempo de latencia

El tiempo de latencia no es otra cosa que el tiempo de transferencia de paquetes de datos dentro de una red. Los desarrolladores prometen que esta se reducirá hasta situarse entre 1 y 2 milisegundos, lo que permitirá, por ejemplo, disminuir el tiempo de respuesta de los coches eléctricos y, por lo tanto, también su seguridad. 

De esta manera la tecnología 5G podría reducir el riesgo de accidente hasta un 65%. Sin embargo, esta es solo una pequeña posibilidad de entre las muchas que ofrece la nueva red a los dispositivos conectados. 

Menor saturación y mayor eficiencia

conexiones 5g

Con la llegada del 5G no solo se avanza en velocidad de transferencia, entre otros, sino que se consigue abordar un problema ante el que nos íbamos a ver sumidos en poco tiempo: la saturación de antenas. En tan solo unos meses las antenas de conexión de las ciudades recibirán cientos de solicitudes de itinerancia más que hoy en día, pero gracias al 5G esto no será un problema.

Esta nueva red permite conectar mayor número de usuarios más rápido y de manera más eficiente; podrá dar servicio a hasta 100 dispositivos por metro cuadrado. En un escenario similar, la red 4G habría colapsado irremediablemente. 

Con el 5G abrimos las puertas al desarrollo de ciudades inteligentes y al ‘Internet de las cosas’. Y es que dentro de unos años, la población de las ciudades aumentará considerablemente y es necesario contar con la rapidez de respuesta y fiabilidad de la red 5G para que la tecnología y las infraestructuras funcionen a niveles óptimos. 

Principales diferencias entre 4G y 5G

tecnología 5g

Las principales diferencias entre las redes 4G y 5G radican en la velocidad y la latencia. La velocidad de la nueva generación será mucho más rápida, eso sí, se trata de un dato teórico; esta velocidad podrá variar y ser más o menos rápida dependiendo de la operadora

Sin embargo, en el Mobile World Congress de 2019 prometieron que el 5G podría alcanzar una velocidad máxima de descarga de 2 gigas por segundo; también que en un futuro la tecnología podría alcanzar las 20 gbps (gigas por segundo), aunque eso todavía queda muy lejos. 

En cuanto a la disminución de la latencia, el 5G promete bajarla de los 100 milisegundos de las redes 4G a entre 1 y 2 milisegundos. Esto hará que las conexiones a Internet sean prácticamente instantáneas. Esta conexión inalámbrica, junto a las velocidades de descarga, hará que acceder a un contenido colgado en la nube sea casi tan rápido como acceder a un documento de tu propio dispositivo móvil. 

Dejando de lado la velocidad y la latencia, el 5G también viene solucionando algunos problemas tecnológicos que arrastraba el 4G como el consumo de batería, ahora, un 10% más duradera. Además, será más fácil de implementar, podrá soportar 100 billones de conexiones y un 90% de ahorro de energía por servicio prestado. 

Sin embargo, esto no deja de ser otra cosa que teorizar sobre los beneficios que traerá esta nueva generación tecnológica; lo sabremos cuando se implante definitivamente y comience a explotarse.

Valora esta noticia!
[Votos: 2 Valoración media: 5]
Menu