Qué es una tarjeta de débito: activación, funcionamiento y claves

LAS TARJETAS DE DEBITO

Vemos aquí qué es una tarjeta de débito, para qué sirve, cómo funciona y cuáles son sus principales diferencias respecto a las tarjetas de crédito.

Publicada el
Categorizado como Posts

Las entidades bancarias ofrecen diferentes instrumentos a sus clientes para que estos sean capaces de organizar sus finanzas personales de forma cómoda, sencilla y segura. Una de las herramientas más populares de los bancos son las tarjetas de débito o de crédito. Por eso, en Precio.com te traemos este artículo en el que te explicamos al detalle qué es una tarjeta de débito, para qué sirve, cómo funciona y cuáles son sus principales diferencias respecto a las tarjetas de crédito.

Tarjeta de débito: definición y usos

Antes de nada conviene explicar qué es una tarjeta de débito. Una tarjeta de débito es, en esencia, un plástico ofrecido por una cooperativa de ahorro y crédito fiscalizada por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Cooperativa del Campo S.L. o Sociedad Cooperativa Agraria Orvalaiz, por ejemplo) o por una entidad bancaria (Grupo Santander, Bankia, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, etc.) en el cual aparece recogida la información de la entidad. Además, dispone de una pequeña banda magnética que recopila todos los datos personales del titular de la tarjeta. 

Una tarjeta de débito permite pagar en comercios físicos y online de forma inmediata, así como sacar dinero de los cajeros automáticos, sean pertenecientes a la entidad financiera emisora del plástico o de otra entidad. Eso sí, cada banco aplicará diferentes limitaciones y comisiones a la extracción de efectivo en cajeros que no sean de su pertenencia.

Para poder realizar operaciones con una tarjeta de débito, es necesario disponer de fondos. Es decir, es necesario tener dinero metido en la cuenta (remunerada o de ahorro, a la vista, cuenta corriente, cuenta nómina, de valores, etc.) que tengamos asociada a este instrumento financiero. 

Activación de la tarjeta de débito

Una vez hayas solicitado y recibido tu tarjeta de débito por parte de tu entidad bancaria, deberás proceder a su activación. Cada entidad bancaria dispone de sus métodos pariculares para la activación de sus tarjetas de débito. Por norma general, esto puede llevarse a cabo de cuatro maneras diferentes:

  • Llamando por teléfono al número de la entidad
  • Acudiendo a sus oficinas
  • A través de SMS (Short Message Service, o Servicio de Mensajes Cortos, en castellano)
  • O mediante cajero automático.
  • Aunque también hay algunos bancos que activan la tarjeta de débito de forma automática.

Funcionamiento de las tarjetas de débito

A la hora de efectuar compras físicas solo habrá que presentar la tarjeta de débito en el establecimiento y acercarla al dispositivo lector de tarjetas (datáfono). Mediante la tecnología NFC (Near Field Communication o Comunicación de Campo Cercano) el dispositivo reconocerá la tarjeta y se realizará el pago. Es posible que nos toque introducir nuestro código PIN (Personal identification Number o Número de Identificación Personal). Cuando el procedimiento termine, recibiremos la factura.

Para efectuar compras online solo habrá que introducir los números de la tarjeta de débito, el tipo, el CVV o incluso algún código de seguridad que te pueda llegar a tu teléfono móvil. Estos pasos también pueden variar en función de la entidad financiera y su nivel de seguridad.

Para retirar dinero en efectivo en cajeros automáticos habrá que introducir el plástico en la ranura del cajero, insertar el PIN y, por último, especificar la cantidad de dinero exacta que queremos extraer. Ambas operaciones, la de extracción de dinero de cajeros y la de pago en comercios, generarán un comprobante que nos interesará guardar por si queremos devolver un producto o realizar algún tipo de operación similar.

Diferencia entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

La principal diferencia entre estos tipos de tarjeta es que con las tarjetas de débito es necesario disponer de efectivo en la cuenta asociada para poder realizar las operaciones de pago y retirada de efectivo en cajeros automáticos. En el caso de las tarjetas de crédito, estas operaciones pueden llevarse a cabo sin disponer de dinero en nuestra cuenta, porque permiten acceder a una línea de crédito; dinero prestado por el banco que habrá que devolver más adelante, pagando a plazos o de una sola vez a final de mes.

Valora esta noticia!
[Votos: 0 Valoración media: 0]