Tarjetas de crédito para viajar al extranjero

Hacer un viaje, especialmente si es por ocio, siempre hace ilusión. Lo que no emociona tanto a todo el mundo es el momento de planificar el viaje: el billete de ida, el alojamiento, el transporte, etc. Y entre tanto planear y tantos detalles a tener en cuenta, muchas veces olvidamos planificar aquello relativo al dinero que podemos necesitar durante nuestras vacaciones.

Aunque a veces lo olvidemos es algo indispensable puesto que no queremos encontrarnos en un país desconocido s y sin dinero. Esto se complica aún más cuando la moneda que se utiliza en ese país es distintas al euro. Tenemos que estar preparados puesto que para hacer compras o para afrontar cualquier imprevisto es seguro que necesitaremos dinero en ese mismo instante.

Lo primero en que pensamos, y la alternativa escogida muchas personas, es en llevar dinero en efectivo ya de la monedad local y, así, estar ya preparados de cara a pagar todo aquello que queramos Sin embargo, nunca podemos saber con antelación cuánto dinero necesitaremos ni si el que llevamos desde casa será suficiente. Es por eso que necesitamos, en estos casos, una tarjeta de crédito para viajar al extranjero.

Esto es sencillo a día de hoy debido a la amplia oferta que nos ofrecen los distintos banco gracias a Visa y MasterCard. Ahora vamos a detallar cuales son las características y los beneficios de este tipo de tarjetas.

La comodidad de las tarjetas de crédito

Una de las cosas que más nos preocupan cuando viajamos y llevamos el efectivo desde casa es la posibilidad de un robo. Llevar mucho dinero en efectivo encima puede provocar inseguridad y en ocasiones incluso asustar un poco. No solo eso, también ocupan mucho espacio, no tenemos dónde guardarlo y es muy probable que lo perdamos.

Por todo esto, es evidente que las tarjetas de crédito se han instaurado como una opción más cómoda, ya que podrás hacer el pago al momento y sin tener que preocuparte por nada más. ¿Pero qué hay del cambio de divisa cuando utilizas tarjeta de crédito? Tú no tendrás que preocuparte por la conversión, es el propio banco quien se encarga de ello automáticamente.

Es decir, al pagar con tu tarjeta en un país extranjero, tu banco hará el cambio de divisa necesario para el establecimiento de tal manera que éste reciba la moneda local. Pero, a la vez, hará la conversión de la moneda local a euros para que el cobro se te haga a ti en la divisa europea.

Como conclusión, podemos decir que el uso de una tarjeta de crédito en el extranjero es más cómoda que el uso de efectivo y, además, no tendrás que estar haciendo cuentas tú mismo ni tendrás que lidiar con cobros de más.

Aceptarán tu tarjeta de crédito en casi todos los establecimientos

Las tarjetas de crédito para viajes pertenecen a una compañía proveedora que puede ser Visa o MasterCard, sea cual sea tu banco. Estas dos compañías se han ido expandiendo por todo el mundo, lo que hace las posibilidades de pagar en cualquier país sean cada vez superiores.

El problema se dará en los establecimientos en que no acepten el pago con tarjeta, pero éstos son cada vez menos. De hecho, es más sencillo que se permita el pago con tarjeta de crédito que con la de débito. Pero no es no supone que no puedas viajar con una de débito, únicamente significa que deberás tener en cuenta que la de crédito es aceptada más habitualmente.  

Tendrás siempre asistencia por parte de la compañía que las expide

Hemos visto que Visa y Mastercad son las proveedoras de estas tarjetas. En algunos casos se suma a ellas American Express.

Cuando sufres la pérdida de tu tarjeta de crédito o incluso algún robo, puedes y debes contactar con la compañía a la que pertenece a través de sus números de cancelación. De manera automática, tu tarjeta de crédito que se haya extraviado queda bloqueada para evitar que alguien pueda acceder a ella y hacer pagos con tu dinero.

Lo mejor de todo esto es que, al tratarse de compañías que se encuentran en muchísimos lugares del mundo, la reposición de tu tarjeta perdida o robada podrá hacerse de manera rápida. De tal modo que este imprevisto con tu tarjeta no estropee tu viaje.

Podrás tener un conocimiento total y llevar un seguimiento, tanto en línea como por teléfono, de todos tus movimientos, así como recibir asistencia.

Pagos también en línea

Hoy en día, son cada vez más las personas que optan hacer sus pagos en línea, por comodidad y por rapidez. Esta es otra de las razones por la que llevar siempre contigo una tarjeta de crédito es una decisión correcta.

También es una buena opción cuando tienes que hacer compras con urgencia, como un billete de vuelta a casa, la reserva de la habitación de hotel, o cualquier cosa necesaria en un viaje. Todo esto será más fácil gracias a la accesibilidad que las tarjetas de crédito te brindan.

Una buena línea de acceso a tu disposición

Saber qué gastos vas a tener durante todo tu viaje es algo muy complicado, por mucho que lo hayas planeado con anterioridad. Siempre puedes encontrarte con gastos inesperados y tienes que afrontarlo. Si solo llevas efectivo encima, es fácil que estos gastos te descuadren todos tus presupuestos. Por ello, siempre será más práctico llevar una tarjeta de crédito que, además, no tiene su límite en la cantidad que hayas ingresado previamente, sino que lo tiene mucho más alto.

Este límite dependerá siempre del tipo de cliente que seas y, por tanto, del grado de confianza que tu banco haya depositado en ti. Por tanto, si la entidad con la que tengas contratados estos servicios considera que eres un buen usuario podrás disponer de cientos e incluso miles de euros en tu tarjeta para no temer a los imprevistos.