¡Humo blanco en mi coche! ¿Qué hacer?

humo blanco coche

¿Tu coche echa humo blanco? Relájate, no tiene por qué ser una avería. En precio.com te explicamos qué puede ser y qué soluciones existen.

A todos los conductores que nos ha pasado hemos sentido la misma sensación. Estar tranquilamente conduciendo, ya sea parado en un semáforo, en la puerta de casa, o en carretera, y que, de repente, miremos por nuestro retrovisor y veamos una densa columna de humo blanco saliendo de nuestro tubo de escape.

En ese momento todas nuestras alarmas se activan, no ponemos en lo peor, lo único que queremos en ese momento es que el humo blanco se detenga y que todo vuelva a la normalidad pero, ya es demasiado tarde.

Si el contexto que acabamos de describir te resulta familiar, o es tu situación actual, relájate, dentro de lo malo, todo tiene explicación y solución. En este post te aclararemos porqué nuestro coche puede echar humo blanco por el tubo de escape, cómo prevenirlo y que tipo de avería supone.

¿Qué significa humo blanco en un coche?

Como anteriormente hemos comentado, que un coche emita humo blanco nunca será buena señal, de hecho es una situación que ningún conductor quiere experimentar. Lo que quizás no sepas es que es muy importante el tipo de humo que nuestro vehículo expulsa ya que, en función de la cantidad, densidad, olor y color, puede significar una cosa u otra.

Tipos de humo blanco en nuestro coche:

  1. Poca cantidad de humo y con rápida dispersión. Esta situación ocurre, sobre todo, en las mañanas frías de invierno. Cuando arrancamos nuestro vehículo por la mañana y observamos más humo de lo normal, con un color blanquecino, pero que se dispersa rápidamente. Si nos ocurre esto no debemos preocuparnos ya que solo es vapor de agua, seguramente se deba a una condensación en el interior del sistema de escape y casi siempre se produce en motores gasolina, aunque también puede suceder en motores diésel. Esto no supone ningún problema mecánico para nuestro coche por lo que debemos permanecer tranquilos ante esta situación.
  2. Humo blanco muy denso y que continua durante la marcha, acompañado de un fuerte olor. Estas señales también suelen ir acompañadas de fallos en el rendimiento del motor o de fallos de temperatura del mismo. En esta situación, lo más seguro es que el vehículo en cuestión esté quemando líquido refrigerante, es decir, que sea un problema de refrigeración. Las piezas que, seguramente, tendrán que ser sustituidas en un taller son: el bloque motor, la junta de culata, o la cabeza de algún cilindro.
  3. Si el humo es mucho más denso y además no se disipa, entonces el problema puede ser del sistema de inyección o un problema en el radiador. Lo que supone una posible fuga en el circuito de refrigeración.

¿Cómo prevenir el humo blanco en un coche?

Como bien dice el dicho: «es mejor prevenir que curar«. Como hemos visto, si nuestro coche expulsa humo blanco, seguramente se deba a una avería en la bomba de inyección o en el sistema de refrigeración. Una avería que no será nada barata.

Hay ocasiones en los que este tipo de averías son inevitables. Ya sea por el clima de nuestra ciudad, por los años que tiene nuestro vehículo… Pero eso son casos aislados, la mayoría de los deterioros se pueden evitar de una manera muy sencilla: llevando un mantenimiento adecuado de nuestro coche.

Con un mantenimiento adecuado nos referimos a realizar todas las revisiones en las fechas recomendadas por el fabricante, saber detectar «ruidos extraños o inusuales» en nuestro coche, que nos ayuden a detectar averías a tiempo, revisar la presión de los neumáticos constantemente, saber mirar el nivel de aceite en el motor, comprobar día a día la temperatura de nuestro vehículo, etcétera.

¿Cuánto cuesta la avería cuándo mi coche echa humo blanco?

Si, por el motivo que sea, ya es demasiado tarde y la avería ya es una realidad, lo que ahora querrás saber es cuánto te va a costar repararla. Si, como anteriormente hemos expuesto, es poca cantidad y se dispersa rápidamente, no tienes de que preocuparte ya que es totalmente normal. Por el contrario, si el sistema de inyección o algún elemento de la refrigeración está afectado, la avería supondrá un coste que parte de los 100€ y, en función del coche, puede llegar a suponer un siniestro.

No solo será un problema si nuestro coche expulsa humo blanco, nuestro tubo de escape también puede expulsar humo negro, humo azul, humo muy gris… Más adelante, en el blog de coches, explicaremos qué significa cada tipo de humo ya que algunos pueden incluso causar más averías que el humo blanco.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)