¿Renting o leasing? Te resolvemos la eterna duda

renting leasing

¿Quieres alquilar un coche? Entonces estarás dudando entre renting o leasing. No busques más, te contamos todas las ventajas y desventajas.

Publicada el
Categorizado como Posts

Las opciones de renting o leasing son perfectas para todos aquellos compradores que no quieren adquirir un coche en su totalidad, es decir, que no quieren comprar un coche sino alquilarlo durante meses.

Ambas opciones, renting y leasing, se utilizan para adquirir un coche sin necesidad de que este sea de nuestra propiedad. Ambas opciones tienen diversas ventajas y desventajas. En este post trataremos a fondo cada una de las opciones, de esta manera conseguirás descubrir cuál es la que más se adapta a lo que buscas.

¿Qué es el renting?

El renting de coches es un tipo de alquiler a medio/largo plazo en el que una persona física, autónomos o empresas alquilan un coche, a la empresa propietaria del vehículo, a cambio de una cuota mensual.

La mencionada mensualidad incluirá casi todos los gastos del vehículo: mantenimiento, impuestos, asistencia en carretera, averías, mantenimiento, etcétera. En el caso del seguro, este podrá estar incluido o no, según lo negocie la empresa propietaria del automóvil y el arrendatario. En el caso de que no esté incluido, es muy común que la empresa de renting exija al rentero una póliza a todo riesgo para el automóvil.

Entonces, lo único que tendrá que pagar si o si el conductor serán: los gastos de combustible y las posibles infracciones (multas) que se comentan.

Ventajas y desventajas de alquilar un coche por renting

La primera ventaja de este tipo de alquiler llega para los autónomos, estos podrán deducir fiscalmente el importe de la cuota establecida si el vehículo se destina a la actividad del negocio. Otra gran ventaja que ofrece el renting es la seguridad financiera y la disminución de riesgos que tiene el contratar una cuota fija, gracias a esta sabremos con exactitud lo que pagaremos por el coche en cuestión.

En cuanto a las desventajas, la principal es que nunca seremos el propietario real del vehículo con todo lo que esto conlleva: no podremos personalizarlo a nuestro gusto. Además, muchos contratos de renting establecen un límite de kilómetros máximo mensual el cual no podrás superar.

¿Qué cambios trae el leasing?

Al igual que el renting, el leasing es un alquiler a medio/largo plazo pero presenta dos diferencias destacadas respecto al renting:

En el contrato de arrendamiento debe venir, por ley, una opción de compra tras la finalización del periodo que se estipulo para el contrato (el cual debe ser de mínimo 2 años).

La cuota mensual acordada entre arrendatario y arrendador solo incluirá impuestos, financiación y amortización. El resto de gastos serán responsabilidad del contratante.

Leasing: ventajas y desventajas

La ventaja principal es obvia, a diferencia del renting, cuando finalice el contrato de leasing podremos pasar a ser los propietarios del vehículo abonando una cantidad extra. Además, al igual que en el caso del renting, este tipo de alquiler está pensado para empresas y autónomos, por lo que todas las cuotas del contrato están pensadas para ser deducidas fiscalmente.

En el lado opuesto, las desventajas del leasing también son muy obvias. El principal inconveniente es que todo los servicios adicionales que se salgan de la financiación, amortización e impuestos, correrán a cargo del arrendador. Otra desventaja es que aunque a priori pueda parecer más barato que el renting, en función de las incidencias que presente el vehículo, el contrato de leasing puede ser más caro.

Renting o leasing, ¿qué me conviene?

Cuando por fin te lanzas a alquilar un coche llega la pregunta del millón: ¿renting o leasing? Esta pregunta no tiene una respuesta objetiva, es decir, la contestación a esta pregunta dependerá de cada persona y sus intereses.

Una vez expuestas las principales ventajas y desventajas de los dos tipos de contratos de alquiler, ahora es tu turno para decidir qué tipo de contrato elegir. Desde precio.com te damos dos consejos:

  1. Si el presupuesto supone un fuerte peso en la balanza, ten en cuenta que el leasing siempre será más barato que el renting pero a la larga puede salir más caro.
  2. Por otro lado, si tu idea es conducir siempre las últimas versiones de tus modelos favoritos, definitivamente tu opción es el renting. Si por el contrario buscas un coche para varios años, mejor plantéate ser el propietario del coche al finalizar el contrato de leasing.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)