Diferencias entre un crédito, un préstamo y un anticipo

prestamos y creditos

¿Necesitas dinero y no sabes cómo solicitarlo? Te explicamos cuáles son las diferencias entre crédito y préstamo, y también respecto al anticipo.

Las entidades bancarias son proveedoras de préstamos de efectivo para aquellos clientes que los soliciten para hacer frente a algún pago imprevisto (reparación del vehículo, algún gasto extra, etc.) o simplemente porque necesitan más dinero para poder llegar a fin de mes. Así, la entidad financiera pone a disposición este servicio en tres formas diferentes: créditos, préstamos y anticipos. En Precio.com te explicamos al detalle cuáles son las principales diferencias entre un crédito, un préstamo y anticipo y en qué consisten estos tres términos.

Crédito, préstamo y anticipo: diferencias

Préstamos

Los préstamos bancarios son, en esencia, cantidades de dinero que la entidad financiera entrega a sus clientes para que estos puedan hacer frente a pagos imprevistos y eventos planificados o no planificados. Así, la devolución de los préstamos bancarios debe realizarse en el plazo estipulado en el contrato y con los intereses acordados. Los préstamos pueden ser de varios tipos: rápidos, personales, al consumo, hipotecarios y de estudios y presentan las siguientes características: tienen un tipo de interés que ronda el 10 por ciento TAE (Tasa Anual Equivalente); por lo general, tienen un importe más alto que otras formas de préstamo; aplican comisiones por apertura del préstamo; y su plazo de devolución suele estar por encima del año natural en la mayoría de los casos.

Créditos

Los créditos de nómina son, en esencia, préstamos bancarios de uno o varios pagos del sueldo del tomador del préstamo. Así, el crédito nomina puede tener varias formas para realizar el pago en un plazo determinado: pago mensual, pago semanal, pago cada quince días, etc. Este tipo de préstamos tienen un plazo de devolución de entre 6 y 12 meses en la mayoría de los casos. Una de las diferencias entre crédito y el préstamo es que no a todos los créditos se le aplican comisiones de apertura. Estos créditos ofrecen dinero con un límite de entre 10.000 y 15.000 euros repartidos en un máximo de 8 nóminas. 

La diferencia principal entre los préstamos y créditos de nómina es que con los primeros los solicitantes reciben una cantidad de dinero acordada desde un primer momento, a devolver en un plazo de tiempo determinado, en el cual el cliente paga intereses por el dinero. Por otro lado, los créditos de nómina fijan una cantidad utilizada máxima de dinero a conceder, y el cliente adquirirá ese dinero en los tiempos y forma que más le convenga.

Anticipos

Los anticipos ofrecidos por las entidades bancarias son préstamos muy similares a los créditos nómina, pero con algunas particularidades: la cantidad prestada suele tener un valor económico máximo de 6.000€ u 8.000€ repartidos en hasta 4 nóminas diferentes. Al igual que los créditos de nómina, pueden aplicar comisiones de apertura o no. Por otro lado, se devuelve el dinero en un periodo que va desde un mes hasta un año y no suelen contar ningún tipo de interés. Si los tienen, suelen ser bastante moderados.

Entre los requisitos para solicitar un anticipo de nómina, podemos mencionar que deberás tener domiciliados todos tus ingresos mensuales en la entidad bancaria a la que quieras solicitar el anticipo de nómina. Además, la mayoría de bancos te pedirán que dispongas de un buen historial crediticio, libre de fraudes u otro tipo de irregularidades. Por otro lado, hay ciertas entidades bancarias que incluso te pueden pedir que poseas determinado tipo de contrato de trabajo (fijo, indefinido, etc.), que lleves cierta cantidad de tiempo confiando en ese banco o que no tengas ningún tipo de deuda en este momento, etc.

Por otro lado, hay que decir que existen dos tipos diferentes de anticipos de nómina: los que se solicitan a empresas privadas, que son regulados por ley, y los que se solicitan a las entidades bancarias, que ya te hemos explicado.

Menu