Perder tarjeta de credito

Qué hacer si perdemos nuestra tarjeta de crédito/débito

Planear qué debemos hacer en caso de pérdida o robo de nuestra tarjeta de crédito o débito se ha convertido en un gesto necesario para todos los usuarios que utilizan este medio de pago. Esto es así por una sencilla razón: cada año, de cada 100 tarjetas una se convierte en víctima de robo o sufre algún tipo de fraude. Además de esto, debemos tener en cuenta el aumento del fraude online; y es que la compra sin consentimiento de bienes y servicios a través de Internet ha empezado una carrera que parece no tener fin. 

Por eso es necesario saber qué hacer o cómo actuar ante situaciones de robo o pérdida de alguna de nuestras tarjetas: qué pasos hay que seguir y qué debemos tener en cuenta.

Actúa con rapidez y comunícate con tu banco

Tarjetas de credito

La forma en la que haya ocurrido el robo, la pérdida o la duplicidad de la tarjeta variará los pasos a seguir. Pues en función de ello el banco puede que te devuelva o no el dinero total de la operación no autorizada. En cualquier caso, lo primero que habrá que hacer será ponerse en contacto con el banco con el fin de que bloqueen la tarjeta. Generalmente, esto también se podrá hacer desde la propia aplicación de la entidad financiera; si no sabes cómo, llama a tu banco e informa de lo que ha ocurrido. 

Este debe ser el primer paso a seguir, además deberá hacerse en el mismo momento en el que seamos conscientes de lo que ha ocurrido. Por ese mismo motivo y con el fin de acelerar el trámite, lo ideal es saberse los números de emergencia de la entidad financiera . Si no, te recomendamos que los lleves encima, pero siempre guardado en lugares distintos al de las tarjetas. Es aconsejable también apuntar la fecha y la hora por si, más adelante, debemos justificar cuándo se hizo el aviso.

Pasos a seguir en caso de robo o extravío de las tarjetas

Tarjeta VISA Oro

Como hemos dicho, ninguna tarjeta de crédito o débito se salva con total seguridad del extravío o del robo. Por ello nunca está de más tener claras los pasos a seguir ante este tipo de situaciones. Las pautas de actuación que deberemos seguir serán las expuestas a continuación: 

  • Anular inmediatamente la tarjeta. Para ello es necesario contactar con tu banco. Generalmente suelen tener un servicio de atención al cliente 24 horas. En caso de no ser así, como siguiente opción se podrá contactar con la entidad emisora de la tarjeta. Por ejemplo, Visa o Mastercard. 
  • Acudir a comisaría a denunciar. Tanto si te han robado la tarjeta como si han realizado un duplicado o la has perdido, lo más recomendable es acudir a comisaría y poner una denuncia. De esta forma tendrás un justificante que podrás utilizar de reclamación ante el banco. 
  • Solicitar una nueva tarjeta. Esto se podrá hacer desde la sucursal física de la entidad o a través de cualquier canal a distancia que facilite el banco: por teléfono, vía online, etc. 
  • Por último, que no se te olviden los plazos. Tanto en caso de robo como en el resto, los bancos tendrán un plazo de unos 15 días para contestar a las reclamaciones. Si el banco no hace caso, se deberá poner una reclamación al servicio de atención al cliente.

¿El banco reembolsará el dinero gastado?

Gastos del banco

En cuanto al reembolso del dinero por parte del banco, esto estará sujeto a diferentes factores. Por norma general, si lo que ha ocurrido es que han duplicado la tarjeta y no has dejado de tenerla contigo, la entidad bancaria se suele hacer responsable del importe sustraído. 

Sin embargo, en caso de robo o extravío de la tarjeta de débito o crédito, el cliente del banco será el responsable del dinero sustraído hasta una cantidad máxima de 50 euros, no de 150 como anteriormente.

Cómo prevenir la pérdida o el robo de tarjetas: consejos

Solicitar tarjeta de credito

El verano se consolida como la época del año en la que más aumentan los robos. Generalmente porque suelen llevarse en los bolsillos. En cualquier caso, las medidas a tener en cuenta no cambian. Evitar dejar las tarjetas a la vista de todos, no guardarlas todas juntas, no perderlas nunca de vista o exigir que la pasen por el TPV delante de ti al realizar cualquier compra son algunas de las precauciones más comunes. Se trata, principalmente, de llevar el mismo cuidado o incluso más que si se tratase de dinero en efectivo. 

Además, a la hora de realizar compras por Internet debemos fijarnos en que las páginas en las que navegamos son seguras y que cuentan con certificados que lo acrediten. Es una forma de asegurarnos de no correr riesgos a la hora de introducir los datos de nuestras tarjetas. Generalmente, estas páginas se diferencian del resto porque su dirección URL contiene una S de safety: https. Además, en estos casos aparece un icono de candado en la parte inferior de la pantalla, en el lado derecho.