Empresas de Tarjetas de Crédito

Encuentra todos los proveedores de PRECIO.com para Tarjetas de Crédito

logo abanca logo advanzia logo bankia logo bankinter logo bbva logo bnext logo caixabank logo cajamar logo carrefour logo cetelem logo evo logo ibercaja logo ing logo liberbank logo mediolanum logo n26 logo openbank logo pibank logo Rebellion Pay logo revolut logo sabadell logo santander logo wizink

Tarjetas de crédito sin cambiar de banco

¿Tu entidad bancaria no ofrece las tarjetas de crédito con las mejores condiciones? Si estás contento con tu banco principal y solo buscas mejorar condiciones de la tarjeta bancaria como, por ejemplo, el importe de la cuota anual o el tipo de interés, las tarjetas de crédito sin cambiar de banco son una opción muy atractiva. ¿Qué son? Estas tarjetas son exactamente iguales al resto de tarjetas de cualquier entidad, con la principal diferencia de que se podrán contratar sin necesidad de adquirir algún otro producto asociado del banco: cuentas corrientes, seguros, etc.

Hay dos tipos de tarjetas de crédito que podemos obtener en establecimientos financieros: por un lado, están las tarjetas que ofrecen entidades como American Express, por ejemplo, y que se pueden contratar a través de Internet (tarjetas de crédito online); y, por otro lado, las tarjetas de crédito de comercios, emitidas por grandes almacenes como Carrefour, El Corte Inglés o Ikea, entre otras. Un tipo de tarjeta sin cambiar de banco con la que conseguir condiciones especiales en establecimientos específicos y que también servirán fuera de ellos.

Además de las tarjetas de crédito, también hay otros tipos que podremos contratar sin ser cliente y sin la necesidad de cargar con productos asociados. Están, por un lado, las tarjetas prepago o monedero, que, además, no necesitarán ninguna domiciliación externa al no estar vinculadas a ninguna cuenta corriente; y, por otro, las tarjetas de fidelización, que no se agrupan dentro de las bancarias y que están destinadas a acumular puntos y obtener descuentos en establecimientos concretos.

Listado de banco:

Si no tengo una cuenta en ese banco, ¿dónde cobran las compras de la tarjeta?

Generalmente, cuando hacemos una compra con una tarjeta de crédito, es el banco o la entidad financiera que expide la tarjeta la que adelanta la cantidad de la compra, hasta un límite de crédito acordado previamente. Más tarde, tendremos que pagar este dinero al banco. Y es que cuando usamos una tarjeta de crédito usamos un dinero que no es nuestro y que tendremos que devolver, como si fuera un préstamo. Pero, si hemos contratado la tarjeta con una entidad que no es la nuestra, ¿de qué cuenta bancaria se cobra el dinero?

Como con este tipo de tarjetas no tenemos una cuenta bancaria asociada con la entidad emisora, las compras que realicemos con ellas se cargarán a la cuenta corriente de la que seamos titulares en otra entidad. Solo tendremos que facilitarla en el momento de la contratación junto a la documentación que requiera el banco.

En definitiva, no será necesario abrir una cuenta corriente en el banco en el que solicitemos la tarjeta, sino que nos valdrá otra cuenta de la que ya seamos titulares. Por otro lado, en función del tipo de pago que elijamos para hacer frente a los cargos de la tarjeta, la cantidad se cargará a nuestra cuenta en cuotas mensuales o a comienzo del siguiente mes.

Ventajas de contratar una tarjeta con otra entidad bancaria

Las tarjetas de crédito que no requieren ningún tipo de vinculación cuentan con una serie de ventajas adicionales. Algunas de ellas es que cuentan con un ágil proceso de solicitud y que en la mayoría de casos se realiza a través de Internet; no es necesario renunciar a nuestra entidad habitual para conseguir mejores condiciones; no requiere antigüedad; tendremos la posibilidad de acceder a condiciones atractivas como tarjetas sin comisiones, descuentos en establecimientos, tipos de interés más bajos; etc.

Por otro lado, en caso de tener ya una tarjeta de crédito con nuestro banco, podremos disponer de una segunda tarjeta para cubrirnos las espaldas por si perdemos una de ellas o no nos la aceptan en algún establecimiento. Además, si en algún momento queremos cancelar la tarjeta, el proceso será mucho más sencillo al no tener ningún tipo de vinculación adicional.

Sin embargo, es cierto que el proceso de solicitud de una tarjeta de crédito de este tipo es complicada debido al menor grado de seguridad que aportamos al banco. En caso de tener otros productos contratados en la entidad, como cuentas bancarias, por ejemplo, ya conocería nuestra situación financiera y, por tanto, nuestra capacidad de ahorro o endeudamiento.

Pasos del proceso de solicitud de una tarjeta sin cambiar de banco

Solicitar una tarjeta sin cambiar de banco es un proceso rápido y sin complicaciones. Los pasos suelen ser muy similares en todas las entidades:

  • El primer paso que debemos dar es acudir a un comparador de tarjetas para encontrar las mejores tarjetas de crédito del mercado, así como las entidades que más nos interesen.

  • Una vez que hayamos escogido, solo tendremos que seguir las indicaciones de la entidad y cumplimentar el formulario con los datos personales más habituales en el caso de las tarjetas de crédito (nombre completo, DNI, situación laboral, número de cuenta, etc.).

  • Adjuntar la documentación necesaria. Para verificar los datos, será la propia entidad la que indique qué documentos necesita que le enviemos.

  • Una vez hayamos cumplimentado el formulario y enviado los documentos, tendremos que esperar la respuesta de la entidad. Generalmente el proceso se realiza de manera online y la respuesta tardará solo unos minutos. Y, en caso de ser afirmativa, recibiremos la tarjeta de crédito por correo entre una y dos semanas de su aprobación.

X